lunes, 11 de noviembre de 2013

El ave y el reptil...


Había en el cósmico origen y en muchas civilizaciones, dos principios opuestos, uno fogoso, cálido y luminoso, que representaba un ave; y otro oscuro, húmedo y lunático, representado por un reptil. En China eran un cuervo o una golondrina y una serpiente. 
Cuentan que los primeros dos clanes dinásticos chinos tenían uno de esos tótems cada uno y los gobernantes debían ser hijos de ave y reptil, es decir, debían pertenecer a la unión de "sangres" diferentes; con ello se evitaba la endogamia. 
Uno de los más famosos emperadores fue Shun, de madre serpiente y padre pájaro. 
Pero la leyenda, dejando aparte la mitología y la exogamia, es mucho más bonita. Veréis. 
En la época de los mitológicos Tres augustos y cinco emperadores, se encontraba bañándose en el río de la oscura colina la hermosa Jiandi acompañada de sus sirvientes. Mientras se deleitaban en sus frescas aguas, un pájaro negro les sobrevolaba llevando un huevo multicolor en su pico. Por un descuido el huevo cayó y Jiandi lo recogió con su boca. Pero, ay, debido a la sorpresa,  el huevo se tragó. En aquel mismo instante la hermosa doncella dio a luz a Xie, uniendo así por primera vez el agua y la oscuridad de un vientre con la parte originaria de un pájaro que el huevo fue.

Café con amor... en su cafeterita individual (China)

16 comentarios:

  1. No me he enterado de gran cosa, pero de madre serpiente y padre pájaro, lo que sale sin duda, es un político. Luego ya, entre el huevo y la Jiandi, ya me he liado del todo.

    Besos Censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues trataba yo de contar coherentemente -ya veo que no lo he hecho- que las leyendas tienen su función social. Por ejemplo ésta, cuenta que no se pueden unir los miembros de una familia porque se degenera la especie... simplemente. Si algunos monarcas españoles lo hubieran puesto en práctica, ejem, ejem...

      Beset, company!

      Eliminar
  2. ¡Madre mía! me he quedado con lo del perro y las gafas. ¿Me pasará en mi blog? Uf, corro a mirar.

    Pero también me he quedado con lo de la mitología china. ¡El reptil húmedo!

    ¡El café con amor no tiene imagen! :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cachis! ¡Lo tenía! :-(
      Siempre creyendo que tenía bien abierta la puerta.

      Eliminar
    2. Bueno, jajajaja! Pues ya me cuentas qué es lo que me falla y corro a arreglarlo, o no me falla nada, o te falla a ti, jajaja!

      ¿Ya te llegó el café?
      Un abrazo y muchas gracias por venir.

      Eliminar
    3. ¡Ahora veo la foto del café!
      :-)

      Eliminar
  3. Como el mito obre el nacimiento de Sargón de Acad... Muy literario.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hablas de aquél que decía: "Mi madre fue una sacerdotisa y a mi padre no le conocí"... No le veo la similitud, cuéntame lo que no entiendo, si?

      Un abrazo y tu café.

      Eliminar
  4. Me encantan los "cuentos chinos".

    ResponderEliminar
  5. Digo lo mismo que Mariajesús. Igualito.
    Mi admiración por tu sapiencia.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que me viene alguno más a la cabeza... Ya verás :))

      Gracias. Un beso gordo y tu café de hoy.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Ah, pues perfecto, aquí te espero con el café preparado.

      Gracias.

      Eliminar
  7. La mitología china tiene historias muy interesantes. Nos hacen pensar en el misterio que somos, en lo fuimos y en lo que todavía nos falta por experimentar... Me encantan tus historias, que son la historia con tanto por aprender. Te mando mi cariño y admiración. Ya te contesté en el anterior trabajo de los animalotes... Hoy me viene de perlas el café. En la Alcarria hace frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie, buen día ya oliendo a este otoño que parece que no quería llegar. Oh, la Alcarria y esos tarros de miel hechos de cerámica tan bonitos, algún día me daré un capricho!!! :))

      Un beso y un café bien calentito, cógelo entre las dos manos...

      Eliminar