jueves, 23 de enero de 2014

Este jueves invito a ...


Mi personaje invitado ha resultado ser el valiente multimillonario asesino en serie del quatrocento, el barón Gilles de Rais. En un castillo lleno de macabros y esotéricos personajes nos reunimos. En la inmensa sala dispuesta para la ocasión, nos acompañan los espíritus de los cientos de niños y niñas que cayeron en sus manos gracias a su fe cristiana y su sicópata pasión por Agustín, el llamado santo. Dice que es un niño malcriado y rico, tan cruel y sanguinario que ni sus dogmáticos tutores soportan de su existencia. Tedioso de una vida guiada por los astros, está destinado a seguir su naturaleza. Mente sádica y cruel que  reproduce la escena de caza que mata a su padre. El animal le clava sus astas en el vientre, mientras sangre y vísceras de progenitor rico dejan la tierra como un lienzo rojizo. La obra de teatro se repite cientos y cientos de veces. Al final, él solo aplaude. Las mujeres no le interesan, le aburren. Las guerras sí, hay líquidos orgánicos cuyo olor le produce un extremo placer.
Hastiado y decepcionado porque no se le encumbra como es merecido y se le repudia en el arte de la guerra, se encierra en este castillo que huele a sangre, da rienda suelta a su perversidad, dilapida en lujosísimos antojos y llega al orgasmo escuchando gregoriano. Su hospitalidad abruma, cada invitado sale con vírgenes concedidas y sacos de riqueza, pero esto no le devuelve su perdida y vilipendiada reputación.
La ruina no se hace esperar y su amante, un estafador italiano, le promete sublimes riquezas si colabora con la magia negra. El castillo se llena de hechizos, conjuros, heridas y presencias demoníacas que espantan a Gilles. Satán es vencido con cuerpos de unos mil niños que acceden a un prometedor futuro como pajes. Al salir el sol, arrepentido, pasea desolado y solo por las calles. Por la noche, los gritos infantiles se escuchan de nuevo. 
El 15 de septiembre de 1440, Gilles ha sido detenido, interrogado, juzgado y, pocos días más tarde, condenado a la horca acompañado de una amplia y solemne comitiva.

Tras la última copa de vino me cuenta que sus huesos reposan en la iglesia de las carmelitas de Nantes. Dice que sus pájaros mecánicos todavía se conservan e ignora la razón de que se le llame Barba Azul. 

A ese personaje quería yo invitar, al que creó Perrault a finales del siglo XVII. Mi sorpresa es que se basó en hechos reales…


Feliz jueves...

Bibliografía hay mucha, por ejemplo: The World's first known serial killer: Confessions of Gilles de Rais, de Mr. E. Cole Bolchoz; The Real Bluebeard: The Life of Gilees de Rais, de jean Benedetti; Gilles de Rais, de Joris-Karl Huysmans; Le procès Inquisitorial de Gilles de Rais, de Ludovico Herrández; Satanic Alchemy: Atrocities of Gilles of Rais, de Candice Black... y tantos otros.

43 comentarios:

  1. Tenía sangre azul y se teñía la barba con pigmento azul, lo demás era todo rojo sangre. Siniestro pajarrazo no mecánico, real, me has puesto los pelos de clavos, ahora necesito cafelito y ouruxiño.
    Petoooooooooo, quina por!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos personajes abundan, de éste sabemos porque era un potentado. caprichosos sangrientos que disfrutaban y disfrutan de las aberraciones haylos y húbolos, amiga.

      Copa de ron cremaet.

      B7.

      Eliminar
  2. Sin embargo, que dice que sintió fascinación por una mujer, una guerrera legendaria de la cual se enamoró. Que sintió mucho su muerte y que intentó un extraño rito para revivirla. Sin lograrlo. Y esa mujer no era otra que Juana de Arco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás en lo cierto, estaba enamoradamente perdido por Juana, al menos eso dicen los rumores históricos. Creo que hay tanto de leyenda en este personaje y que ésta ha ido aumentando con el paso de los siglos. El turismo requierde a veces de datos falsos...

      Eliminar
  3. ¡Vaya animal se pinte del color que se pinte! aunque lo de barba azul suena a cuento de hadas.
    Me encantó a pesar de lo sangriento.
    Y lo que apunta el Demiurgo ufffff, que escándalo.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A éste le hiceron famoso sus barbaridades y abusos crueles, sus asesinatos y pedofilia... y los turistas visitan su castillo. ¿Qué nos pasa para enaltecer estas cosas? Un besito, Rosa.

      Eliminar
  4. Qué personaje, como para helar la sangre. Lo que cuentas de él es terrible, pero más lo es si no se trata de cuentos, sino que tiene base en la realidad.
    Café para mi también!
    Muchas gracias por tu participación, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, la idea ha sido muy bonita, buscar un personaje fíjate a dónde me llevó... yo iba a por Barbazul. Un beso y tu cafelito.

      Eliminar
  5. Barba Azul... recuerdo que era niña-adolescente cuando leí la historia de Perrault, en principio, sentí una mezcla de sensaciones, entre horror y atracción, es que esas historias negras y macabras eran de mi entero gusto. Pero claro, una cosa es cuando se trata de ficción y otra muy distinta, cuando se está describiendo a un ser que realmente perpetró una serie de retorcidos actos. Tú, como que lo has parado en la realidad, abstrayéndolo del cuento.
    Besos azules, pero sin una pizca de maldad, que se sepa, eh?
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué se inspiraría en este personaje Perrault? Curioso, no? Yo le desconocía hasta ayer que publiqué la entrada.

      Princesa azul, gracias por esos cariños, hoy me hacían falta.
      Cafelito.

      Eliminar
  6. UFFFFFF, BIOGRAFÍA DE PENUMBRAS. LA IMAGEN LLEVADA AL MODERNISMO SERÍA DE ÉPOCA PSICODELICA.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amigo, son las facilidades de la red las que nos transportan de castillos medievales a dibujos actuales.

      Un abrazo y tu café.

      Eliminar
  7. Historias que de narraciones se hacen cuentos, macabros y jugosos por todo lo que despierta. y si toca la realidad nos pone piel de pollo, claro doblemente.

    ufff, que momento!!!

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensar que todo fue cierto y se desconoce la cantidad de niños que mató a sangre fría. En su biografía cuenta con detalle su sanguinaria praxis, y de pollo no me la puso, me la puso de avestruz que es más gordo!!! Uf, eso dije yo...

      Besito y café.

      Eliminar
  8. No huelga decir el consabido "la realidad suele superar a la ficción"...con personajes tan siniestros como estos, no hace falta más musa que la de la transcripción!
    Impresionante historia!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, Perrault fue muy generoso con el personaje, hasta el cuento parece bonito si lo comparamos con la historia real...

      Abrazos.

      Eliminar
  9. Un personaje bastante complejo, con tantas perversiones y tantas necesidades para lograr algo. Después de leer lo que nos contás me quedo pensando en cuántas cosas hay sobre personas que pasaron por nuestra niñez como leyendas y que en realidad eran monstruos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el elemento perfecto para describir a quienes lo tienen todo y necesitana más y más, en cualquier aspecto; en este caso el sadismo.

      Un besito y café endulzado.

      Eliminar
  10. Y yo que tenía a Barba Azul como un personaje digno de admiración, un pirata como todos los piratas, haciendo fechorías por esos mares, pero si la realidad es como la cuentas...lo repudio.

    Besos y café para que me suba la moral después de leer tan horrendos crímenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIra si era espantoso lo que leí que lo descrito por mí tiene color de rosa pastel. El chasco que me llevé con Barba Azul, yo también le creía un personaje de ficción. Un besito y tu café. Gracias por venir, compi.

      Eliminar
  11. Ya sabes que la realidad supera a la fantasía, ¡Qué monstruo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué tenía Perrault en la cabeza para dedicar un cuento a este energúmeno...

      Eliminar
  12. Madre mía que horror de persona, mejor que no abunden muchos como éste. Una historia de lo más macabra, ya dicen que la realidad superan la ficción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos casos solamente cabe decir: "Uno menos"...

      Un abrazo y tu cafelito, Carmen.

      Eliminar
  13. Me sobrecoge tanto horror, Vero. Sinceramente te diré que me ha costado trabajo leerte en esta ocasión y no sé si volvería a leer este texto. ¿Cómo puede ser posible tanta iniquidad?.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, eso es lo que me encontré cuando quise rememorar a un Barba Azul que leí hace siglos. Me quedé helada.

      Un abrazo a los dos y cafelito mañanero.

      Eliminar
  14. Por lo menos sería alguien interesante con qué hablar. Siendo que le nivel general de la comunicación ha decaído peligrosamente en los últimos años, mantener una conversación de más de 2 minutos con alguien ya es todo un logro.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, tenemos un punto en común, José. Lo primero que pensé es que era un personaje interesante a la hora de conocer, al igual que lo sería Hitler, Constantino o Alejandro Magno. En todo caso, de éste me mantendría como un espectador secundario por si las moscas...

      Un saludo, te dejo el cafelito recién hecho.

      Eliminar
  15. Nada lo mejor que podemos hacer, es desenterrarlo y darle matarile de nuevo.

    Besos Censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría mucho movimiento en los cementerios si seguimos tu idea, yo me sé de unos cuántos.

      No te deja cafelito porque te sienta como el culo, no? Qué te dejo, un chocolate? Beset sí.

      Eliminar
  16. Lo que más me sorprende de tu historia es que el tipo fuera ajusticiado. Pensaba que en aquellos tiempos (como en estos), una frase com "Ud. no sabe con quien está hablando" convenciera a la Justicia. Mira si no lo que ha pasado a Elpidio Silva, el juez que tuvo la desfachatez de encarcelar a Blesa ...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando leí las palabras de sus declaraciones en el juicio me dieron ganas de ser yo la verduga. La captura fue por cuestiones de poder y porque ya molestaba, además, al obispo estaban pidiéndole cuentas de tanta desaparición. Dice la historia que fue él mismo el que se negó a aceptar el indulto que le correspondía por ser par. Yo pienso que disfrutó más que con sus vilezas, cuando éstas se hicieron públicas, debió ser como un grandioso reconocimiento.

      Un abrazo a todos.

      Eliminar
  17. Impresionante relato de una monstruosidad lamentablemente real...
    Hacía falta tu carácter y tu habilidad, para poder recibir tamaño invitado, ;)

    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda sorpresa me dio el de la barba azul.
      No creas, se me revolvió el estómago cuando leí sobre este individuo.

      Un besito a todos, amiga madrina.

      Eliminar
  18. A Perrault le gustaban las historias de ese estilo, aunque después le diera otro estilo. Ejemplo es La Bella durmiente del bosque, en el que hay una hada malvada, no una bruja, y hay una historia donde el principe es hijo de una ogresa, con muy malos plantes para la bella durmiente y sus hijos.
    Pero el tema es que lo del beso no era exactamente en la historia original. Ese principe no era muy recomendable, ni muy caballero con una princesa dormida. Perrault lo rebajó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayó en mis manos dos veces este texto y no recuerdo qué pasó pero no lo leí. Gracias por recordármelo, me pongo a buscarlo para el fin de semana que viene.

      Es que el señor Disney ha hecho lo que ha querido decapitando cuentos a su antojo...

      Gracias de nuevo.

      Eliminar
  19. ¿Será cierto que estaba enamorado de Juana de Arco? Es a todas luces un personaje que da para muchas historias dado que no se andaba con chiquitas.
    Pasar por aquí es siempre abrir cajas de Pandora!
    Besos (y cafelito)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues enamorado no creo porque no gustaba de mujeres, solamente de hombres o de niños y niñas. Como ir a la guerra era una distracción para estos aburridos, dicen que se quedó prendado de la fuerza guerrera de esta -según se rumorea- bella mujer.

      Oh, qué bueno ese cafelito, falta me hacía.

      Eliminar
  20. Qué no me acercaré yo a Nantes, burlaré a las Carmelitas y en un descuido saquearé los restos para que dejen de reposar en lugar tranquilo.
    Seguro que encuentro algún basurero en que tirarlos para que se los coman las ratas.

    Menos mal que al final nos has obsequiado con un cafelito, que ya se me estaba atragantando el susodicho Barbablue.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Madre mía! me he quedado horrorizada con las cosas que has contado y cómo las has contado! Me ha impresionado mucho tu relato!
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. No sé yo si me gusta conocer a fondo a tal personaje... Uff. ¿No te ha dado miedo acogerlo en tu casa? ¿en tu blog? Un estremecedor relato. Besos y café calentito para este frío lunes.

    ResponderEliminar
  23. En los comentarios se ha mencionado a personajes como Hitler y tal, yo tan solo he recordado a los proxénetas sin escrúpulos, a los pedófilos, a los traficantes de esclavos .... ¿sigo?
    Una realidad que se nos presenta con distintos atuendos a través de los siglos. Besos.

    ResponderEliminar