miércoles, 26 de marzo de 2014

Este jueves: "El oso que creía volar..."

Hoy no hay café, os pongo un chocolate delante de la chimenea y unos mullidos cojines para que la comodidad y el relax os vayan invadiendo....


Érase una vez... un oso que se hizo amigo de una luciérnaga que habitaba en el interior de una fresca y gruesa rama. 
¿Os gusta el comienzo de la historia? Sigo pues...

Otras muchas luciérnagas vivían en el mismo árbol, por eso, cada anochecer, cuando se escuchaba mejor el arrullo del agua del río y los cri-crís de los grillos, las luciérnagas lanzaban desde el árbol su luz y, entonces, el árbol semejaba navideño. 


Ahí estaba el gran oso, embobado mirando el árbol... como cada noche.

Poco a poco, los gusanitos de luz abandonaban el árbol y danzaban haciendo blancos y silenciosos castillos de fuegos artificiales.

Oh, se fijó el oso, seguía saliendo una pequeña lucecita del árbol, tan pequeña y débil que casi no era visible. El oso se preguntó qué gusanito podía quedarse en el árbol mientras los demás parecían tan felices. Y siguió preguntándoselo muchas más noches, porque la pequeña luz seguía allí cada noche, dentro de la rama.
Una noche, atrevido y pisando con suavidad, el oso se aproximó al árbol y susurró: 



- ¿Hay alguien ahí?
- ...
- ¿Holaaaa?
- ...
- No voy a hacerte daño...
- ¿Seguro? - Respondió una voz finita y apenas audible.
- Claro que no. ¿Por qué no sales a volar?
-  No me gusta volar.
- ¿Ni mostrar tu luz? 
- No, porque quiero brillar como la Luna y no puedo hacerlo, soy pequeñita.
- La luna tampoco brilla cada noche igual y ella, pobrecita, no tiene luz, se la da el Sol. Tú tienes tu propia luz, pequeña pero brillante. 
- ...
- ¿Qué te ocurre? Guardas silencio.
- No sé tampoco volar. Dijo entre suspiros y medios sollozos.
- Ya verás, si me dejas acompañarte cada noche en tu vuelo, aprenderemos juntos a volar. Yo practicaré contigo. 
A la mañana siguiente los dos se pusieron manos a la obra. El oso, salta que te saltarás, trataba de llegar cada día un poco más arriba. La pequeña, de pie sobre su lomo, movía las alas sin parar...


Tras varios días de práctica, la pequeña consiguió despegar el vuelo; inmediatamente disfrutó haciendo piruetas en el aire. 
El oso creyó que podía también porque se había contagiado de la felicidad de su pequeña amiga.
Ese mismo día esperaron con ansiedad la llegada de la noche. La pequeña luciérnaga le esperó impaciente en el interior de la rama del árbol. Llegó el oso sin retraso y ambos se sonrieron con picardía.

- ¿¿¿PREPARADOOOOS???
- ¡¡¡Preparadoosss!!!
- ¿¿¿LISTOOOOS???
- ¡¡¡Listoooos!!!
- ¿¿¿YAAAAA???
- ¡¡¡Yaaaaa!!!

Mientras la luciérnaga chiquitita volaba con las demás, el oso imaginó que su cuerpo era frágil y ligero, suave como el algodón... y voló, voló, y voló... con los ojos cerrados... e imaginó, imaginó, e imaginó... y sintió, junto a su amiga, la misma felicidad.





Cafelito, abrazo y gracias...

54 comentarios:

  1. ¡Qué bonito cuento! Me ha conmovido. Con nuestra mente somos capaces de conseguir cualquier cosa, por imposible que parezca, hasta volar! Gracias por esta historia y por el café ;-) Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir, a veces la mente es fuerte y el corazón débil... o al contrario. Lo bueno es el equilibrio que tenían el oso y su amiga!

      Un besito y un cafelito con cariño.

      Eliminar
  2. Ohhh he vuelto a sentirme niña, aunque solo sea una vieja osa. Gracias por este cuento tan lindo y por sus imágenes. ... y por el cocholateeeeee. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que siempre niña en ese aspecto, seguirán gustándome los cuentos; ahora disfruto también escribiéndolos y mis peques ni te cuento!!!

      Beso, compi.

      Eliminar
  3. Qué bonitooooooooooooo!
    Es un cuento precioso.
    El chocolate de lujo. Siempre que pasamos por tu casa, hay cosas buenas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, balamgo, eres muy generoso conmigo, pero me gusta que lo seas, jajaja! Me levanta el ánimo! Muchas gracias por venir.

      Beso y chocolate espesito.

      Eliminar
  4. Que relato más tierno y emotivo. Ojalá algunas luciérnagas adiestraran así al Gobierno en pleno, y se los llevaron volando a Filipinas. En cuanto al chocolate, rico, rico rico.

    Besos Censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchacho ¿Qué culpa tienen los filipinos? Mándales a EEUU que son muy amigos, hasta que les aguanten un mes ¡¡¡seguro que nos los devuelven!!!!! Jajajajjaja!

      Beset, company.

      Eliminar
  5. ¡Que tierno! Me gustan los personajes de tu cuento. Y eso de cambiar el café por chocolate de vez en cuando no es mala idea, me lo tomo. Gracias. Un beso. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te preparo lo que más te guste, hasta un mojito si te apetece. Gracias, Cristina, por tus palabras.

      Beso, compañera.

      Eliminar
  6. Un relato para nietos y nietas, me lo agendo, eh!
    Es precioso.

    Abrazo de Oso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tuyo, cada noche tengo que inventarme uno pero a la mañana siguiente ni me acuerdo porque siempre voy sobre la marcha, éste también salió de una tirada y a los peques les encantó.

      Besito de luciérnaga :)

      Eliminar
  7. Qué tierno!!! Además, te ha quedado la mar de bonito, sí señora.

    Birra, que estamos en fiestas y además cenamos fuera, jajajajaja...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Valaf, hay días en los que sale bien el conato de idea que tenemos en mente. hay otros jueves que voy y vengo chorrocientas veces y nada me gusta!

      Birra, birra y un par de tapas del mesón.
      Rotllo i canya, company!

      Un abrazo con cinta verde.

      Eliminar
  8. Un cuento para chicos y grandes con corazón de niño Censura!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guardar un poco de infancia en el corazón es muy sano, Lao, gracias por venir. Cafelito.

      Eliminar
  9. Que ternuraaa!
    Me encantó, el cuento, las imágenes y el chocolate....
    Miles de besosx4 Compy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, COMPI en mayúsculas!!! me alegra que te guste. Ahora ismo me pongo a prepararte el chocolatito de hoy.

      Te llegará un cestito con besos y flores de colores.

      Eliminar
  10. Es cierto, que ternura tan intensa despide esta historia... Creo que se quien habra disfrutado de ella de lo lindo...

    Un abrazote, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira qué astuto!!! Jajajaj, bueno, la luciérnaga ya fue bautizada como Chispa y el oso como Rasposo... luego vinieron las preguntas ¿Está solita? ¿Y su papá y su mamá? (muy importante esto, obvio) ¿Tiene abuelita? ¿Van al cole? ¿Y si se ahoga en el río? ¿De qué color es? ¿Saca buenas notas? ¿Tiene patines?... y un largo etc... No sé qué me dicierte más si contarlo o responder a las preguntas, jajaja!

      Un abrazo bien gordo.

      Eliminar
  11. De como la perseverancia y los sueños, son capaces de hacer realidades.
    Brillante narración, amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan. Aunque los sueños se queden el ello, solamente la fuerza mental puede transportarte al lugar ensoñado.

      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  12. Ni brillo ni vuelo y me empeño en seguir soñando, sólo que al final se me comerá un oso.

    Bonita fábula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor te coma una luciérnaga. Sí que brillas, mira tu blog y verás...

      Gracias.

      Eliminar
  13. Y es que la imaginación todo lo puede amiga mía...El oso voló encantado junto a las luciérnagas...Y si un oso puede conseguirlo...¿por qué nosotros no...?
    Mi felicitación por tu creatividad constante y tu buen hacer, Verónica...Gracias por el chocolate, que me encanta...(sonrío)
    Mi abrazo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que ser ambicioso en las metas pero con prudencia, aunque lo logrado se quede en un sueño, la sonrisa siempre estará ahí. Hay que disfrutar del atrevimiento de tanto en tanto. Yo soy tan cabezota como el oso...

      Muchas gracias, compañera. De nada, yo te preparo un chocolate siempre que gustes.

      Beso bien gordo.

      Eliminar
  14. he regresado a la infancia ! jaja muy bonita fábula, nada es imposible : P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Begoña, por venir y por dejar tu comentario.

      Te dejo un cafelito y un par de abrazos. Bienvenida, amiga nueva.

      Eliminar
  15. Bonito y entrañable cuento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fabián. Muy amable.

      Un besito.

      Eliminar
  16. Ahhhh, realmente hermoso el cuento amiga y con tanta ternura transmitida me encanto jejjejeje, el oso que volaba con la luciérnaga,...contagiado de felicidad,...bello me encanto....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el oso será feliz creyéndose el mejor volador del mundo, despertará de su sueño y creerá que todo fue cierto. Las luciérnagas le mirarán de reojo y le sonreirán sin descubrirle el secreto...

      Un beso y muchas gracias por leerme y por venir.

      Eliminar
  17. Andeee, qué rico se siente este cuento para grandes y chicos (en ese orden) ¡Muchas Gracias `ña Censu! De verdad todos necesitamos la clase de amistad que tienen la luciérnaga y el oso. ¡Qué poderosa es la confianza! Abrazote con cafelito, querida amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante en la vida de uno sentir que tiene un "oso" que ayuda y proteje, en quien confiar al 100%.

      Ser siempre "oso" es muy cansado, amiga mía; mejor turnarse dependiendo de la necesidad :))

      Un café abrazado, Susana. Buen finde..

      Eliminar
  18. He leido tu respuesta a ANTIQUA y estoy seguro que cada pregunta que te habrán hecho tus pequeñines excitará tu imaginación para parir otra bella y tierna historia como esta. Es lo que tiene ser madre, saca a flote lo mejor de tí.
    Un fuerte abrazo. (Yo pongo los churros a esa taza de chocolatito).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, generalmente lo que me pasa es que pierdo el hilo doscientas veces a lo largo de un cuento de 10 minutos!! No acabo nunca!!

      Hmmmmm, churros, hace una eternidad que no los como. Qué buenos...

      UN abrazo y un par de chocolates a la taza.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. El oso poeta saltarín...

      Gracias por venir.

      Eliminar
  20. Ay pero que lindooooo ,cuando Mili llegue del colegio se lo voy a leer le va a encantar! te mando un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Lo más lindo es que el oso se animó también a volar,soñar no cuesta nada! además de ayudar a una tímida luciérnaga y ganarse una amiga con luz propia se atrevió a ser feliz también al lado de ella! super lindo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida mía. Espero que le guste a la peque. A los míos les encantó. Me alegra verte en activo y saber que estás bien.

      Muchas gracias por esta siempre a mi lado.

      Un abrazo bien grande y muchos besos a la pequeña Mili.

      Eliminar
  22. Bonito cuanto. El oso, como nosotros soñó que podía hacerlo y lo hizo, y de paso ayudó a su amiga la luciérnaga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Ojalá nuestros sueños se volvieran realidad, aunque si los sueños de todos, buena y mala gente tienen que cumplirse, la guerra onírica sería terrible...

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. La fuerza del deseo acompañada de la imaginación. Una bella historia, tierna e ilustrada con esas imágenes que muestran instantes claves... ese oso a los saltos en plena práctica, me encantó! Por otro lado, esa fuerza interior, es alimentada por la compañía, el apoyo y la solidaria colaboración, algo que ya es mucho! Rico chocolate y cómodos cojines, tú sí que sabes cómo recibirnos! :)
    Besos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los sentí como la pareja perfecta, tan distintos que por ello se complementan. Lo bonito es que cuando nos sentimos luciérnaga tengamos a un oso al lado, y que cuando nuestras luciérnagas temen algo tengamos la capacidad de ser osos.

      Soy una chica hospitalaria :))) Me gusta la gente amiga, mucho.

      Un par de besos luminosos.

      Eliminar
  24. Que hermoso cuento!!! Teniendo confianza en uno mismo cualquier cosa se puede lograr y lo que no se puede lograr se sueña!!!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que voy descubriendo a los dos animalitos del cuento gracias a vuestros comentarios. Sois perfectos. Ves? Gracias a ti veo a un oso seguro de sí mismo... :))

      UN besito y tu chocolate, compi.

      Eliminar
  25. Un cuento precioso y tan bien ilustrado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tracy, eres muy amable conmigo.

      Eliminar
  26. Un cuento fantástico para niños, incluso para los que pasamos de 50, jeje. Me ha gustado, amiga. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Un cuento maravilloso ! Me ha encantado y además nos enseña que con imaginación y buena disposición somos capaces de todo, hasta de volar!!!!
    Un beso y esta vez me quedo con el chocolate!

    ResponderEliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  29. Pero qué cuento más bonito! Espero que no se me pongan celosos los demás pero ha sido el mejor que he leído. Muchas gracias por participar!

    Un beso grande

    P.D.: Ya he arreglado las fotografías y os he puesto nombre a los "sin nombre" :-)

    ResponderEliminar
  30. Un precioso cuento, y con enseñanza como deben ser los cuentos: Amistad, divino tesoro.
    Un abrazo lleno de ilusión.

    ResponderEliminar