martes, 6 de mayo de 2014

...vanitas...

Vanitas, que no excatamente significa vanidad sino que se refiere a "vanal", "vacuo" o "vacío de contenido", es uno de los géneros más usados en el bodegón, que tampoco significa el únicamente reflejo de naturalezas muertas como cacharros, manzanas, libros, candelabros, ropajes, relojes de arena o aminales muertos..., también pueden haber objetos de este tipo que formen parte del ambiente de un retrato, por ejemplo, rería un retrato con bodegón.

Vanitas suele representarse con una calavera que da el sentido de la vida, algo efímero y vacuo; así, si unimos ambas cosas, retrato y vanitas, tenemos este tipo de obras maravillosas en que la vida (retrato) y la muerte (vanitas bodegón) se ayuntan para mostrar la co-presencia en los humanos de ambas cosas.
Los otros elementos que acompañan a vanitas son las riquezas acumuladas que también se esfuman: el saber (libros), la ciencia (mapas, catalejos, sextantes...), el arte (estatuillas, instrumental de pintor, retratos, flores...), la música, los placeres....



Autorretrato con naturaleza muerta de David Bailly


Estilo de vida vanitas con retrato del mismo autor

Entre ambos se halla la vejez, la vanidad, en este caso coquetería permanece, cuando lo efímero de la vida está ya al caer...

File:Strozzi, Bernardo - Vanitas.jpg

La vieja coqueta de Bernardo Strozzi



Ahora os dejo esta vanitas, su título Los embajadores o Jean de Dinteville y Georges de Selve de Hans Holbein el Joven. 

Cuando vi por primera vez esta obra no me pareció una verdadera vanitas porque no veía la calavera por ninguna parte... los ojos son engañosos!

Photobucket





Cafelito para acompañar la lectura :))


19 comentarios:

  1. Me alegra haber hecho un alto en tu casa antes de dar por terminado mi martes.
    Vida y muerte van de la mando desde el principio, aunque se separan un tiempo para ver qué somos capaces de hacer los humanos, nos dejan disfrutar de la vida....

    Un beso y gracias por este café suave que no desvela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya llevas razón, amiga mía. Siempre esperando está tras la esquina, lo bueno es que para ser felices y disfrutar plenamente de la vida, hay que olisquear la brevedad de la misma.

      Un beso para ti también y sírvete cuando te apetezca.

      Eliminar
  2. No me extraña que no vieras la calavera, no se dieron cuenta que lo era hasta el siglo pasado. Gracias por el café y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que no la veía hasta que leí la crítica del cuadro para ver el motivo de catalogarla de vanitas... lo que no sabemos, chica. :))

      Un besito.

      Eliminar
  3. EXCELENTE!!!! GRACIAS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, a mandar.

      Tu beso de hoy y tu café.

      Eliminar
  4. Gracias por tus enseñanzas, guapa.

    Siempre un placer hacer un alto en el camino y visitar esta tu casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, ya sabes, la puerta está siempre abierta.

      Para a descansar cuando te apetezca :))

      2 besets i 2 cafenets

      Eliminar
  5. Me tienes anonadado con las cosas que nos cuentas. ¿Pero que le pasa al negro ese con esa cara de asustado?...

    Besos y poleo que andamos con "dispepsia funcional" y ya ni cagamos ni na, así que de café más bien poco.

    Besos Censu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que al negro le da yuyu el más allá... o el retrato del muerto que está mirando, una especie de camafeo parece.

      Nada, barra libre, toma lo que pida el cuerpo... :)) Beset.

      Eliminar
  6. El detalle es que si se renuncia a lo efímero, a los conocimientos, al arte, a los placeres, el resultado es una vida vacía, insoportablemente aburrida.
    Entonces se estaría en un permanente estado de animo, constatemente propicio para cantar Insignificante de No lo soporto: Hoy me puse a pensar que pasaría si muero hoy. No pasaría nada, todo seguiría igual...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que la renuncia es después de muerto, todo lo acumulado se va a la porra, se evapora... ni lo material nos llevamos ni lo que almacena el cerebro tampoco, así que, como dices y bien dicho, no pasa nada después al que se va, pero sí a los que se quedan...

      Eliminar
  7. Tan común, aun al borde de la calavera...
    Vanitas- vanitatis (de la tercera declinacinación: vanitas, vanitatem,vanitatis,vanitati, vanitate)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, otra de letras... las que no servíamos para ciencias, decían en mi instituto, íbamos a lo inútil. Varias veces lo he escuchado más en mi vida... los que no valen para tocar el violín, tocan la viola... los que no valen para pintura, hacen escultura...

      Eliminar
  8. Me ha recordado una diapositiva que me cayó en una examen de la Asignatura Arte y poder en la Edad Moderna. Era el famoso cuadro de Valdes Leal In Ictu Oculi. Fíjate ha sido leer el Vanitas y venirme a la cabeza ese cuadro. Pues entre ese cuadro y el de Finis Gloriae Mundi, respondí al examen y aprobé,
    Me gusta venir a tu blog y sentir lo que siento, siempre sorprendiendome.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Qué interesante el título de la asignatura!!! Espero que el contenido fuera igual de interesante y el profesor un verdadero maestro.

      Un abrazo bien gordo. Gracias por tus palabras, compañero.

      Eliminar
  9. como siempre, pasar por tu casa es manera segura de aprender algo nuevo!...esa calavera al piso, plana e inclinada, rwalmente desconcierta a la vista!...qué rareza!
    Un abrazo, Vero
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ese abrazo me viene muy bien...

      Sí, es una obra rara en su especie y fuera de época! ¿Qué querría decir el pintor?

      Eliminar
  10. Habrá que ir a Londres para mirar el cuadro de lado y ver qué hay pintado en e artilugio del suelo... ¿Estará ahí la calavera? después del café, me iré a la National Gallery... y ya te cuento. Como siempre magnífica entrada. Besos.

    ResponderEliminar