lunes, 25 de enero de 2016

La palabra: EN NINGÚN LUGAR...


Aunque en un entorno limitado y el cielo sobre nuestras cabezas, los altibajos de la vida nos mantienen ávidos de seguir en la escalera. En ningún momento y en ningún lugar dejaremos de vivirla con coraje y pasión. Para hallar nuestros momentos de paz nos sentaremos calmamente en cualquiera de sus peldaños, con claridad u oscuridad, arriba o abajo, cara al naranja, blanco o amarillo, y no pensaremos en nada, en nadie, en ningún tiempo, en ningún lugar.  Cerraremos los ojos, la brisa nos mecerá, el sol nos estabilizará...
Podemos seguir amando nuestra vida, podemos seguir.





Nuestro café...






36 comentarios:

  1. Suelen llevarnos las propuestas a lugares insospechados, sentir la vida como el viaje a ninguna parte es una de las facetas más terribles de la desesperación.
    Gracias, Sindel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente reflexión que -comparto- resulta ser una de las peores caras de la desesperanza.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Interesante mensaje el de tu entrada, que tu comentario complementa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ese sube y baja de la vida que nos marea más que más...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Verónica, tu post me hizo reflexionar en esa escalera de la vida...¡¡Cuántas veces nos detenemos, descansamos y tomamos fuerza para seguir esta aventura vital...!! Lo importante es seguir adelante con pasión.
    Me alegro de volver a leerte después de mi gran aventura australiana, amiga. Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad! Estabas visitando a la familia, no me acordaba ¿Qué tal todos? ¿Cómo fue todo? Seguro que lo pasaste genial y hasta se te hizo corto.

      Gracias por venir a verme. Un beso, compi.

      Eliminar
  4. No vayamos, no cerremos los ojos y continuemos. Nos has hecho pensar y eso siempre ayuda a limpiar el armario del cerebro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es muy corta, pero aún así hay que omarse momentos de reflexión, tanto cuando vamos de caída como cuando ascendemos.

      Beso y té de tomillo con miel.

      Eliminar
  5. A mí esas escaleras de caracol, me marean un montón, porque como estoy de lo mío como estoy.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada. Qué date en un peldaño y descansa, hay mucho cielo para mirar...

      Una abrassada i un poliol.

      Eliminar
  6. La vida como una escalera, subiendo de a poco, tomando tiempo para buscar paz o reposo y reflexionar. Tal como lo hice leyendo tus palabras. Muy buen enfoque le has dado a esta semana, te aplaudo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me costó encontrarle el punto, pero apareció esta imagen de subidas y bajadas en un mismo plano y me salió la metáfora.
      Me subiste el ánimo :)

      Tu beso y tu cafecito, compi.

      Eliminar
  7. Buenos días, Verónica:

    Por suerte mi caminar suele ser fácil, evito en lo posible peldaños, cuestas y carreras.
    Salvo en lo imprescindible, procuro caminar sin otro objetivo que el disfrute, no ambiciono ser más o tener mucho, con lo que suelo sentirme liviano.
    Más que de acompasar el paso, soy de acurrucarme un rato, por lo que cuando la ocasión es propicia para la tentación, me tumbo en cualquier lugar donde pueda compartir un buen sentir.

    Y ahora voy y me acurruco a tu lado, Verónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave de la vida, ni ser ni querer demasiado, basta con sobrevivir dignamente y mejorar el conocimiento día a día. Ya te dejo un hueco para el acurruque...

      Muchas gracias, Nino.

      Eliminar
  8. Eso es la vida... Una escalera compuesta de mil escalones de formas y colores diferentes... Pero como decía no sé quién... Si no subes hasta llegar al último, no veras jamás como el mundo queda a tus pies.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tras el último habrá otro necesario que deberemos subir, si no es por nosotros será por los nuestros. Yo me quedaría ahí, en ese escalón superior, un buen tiempo; me gustaría contemplar sin actuar de tanto en tanto.

      Un beso y gracias.

      Eliminar
  9. Así es la vida un no parar, un viaje a muchos lugares y a ningún lugar en concreto en el que pensar, ya que solo el destino sabe el final.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, solamente el destino sabe cuándo será. Los humanos simplemente sabemos que será, nos guste o no.

      Un abrazo y un cafelito para los dos. Gracias por venir. Descastada yo, mucho que no te visito. Ahora voy ¿Vale? :)

      Eliminar
  10. La solución es siemrpre dejarse llevar. Mansamente, humildemente, sin forzar ni el tiempo ni el destino. Con el testimonio de un afecto verdadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo terrible es que las malas circunstancias te arrastren en su pérfida corriente y no seas capaz más que de asomar la nariz del agua, al menos por los tuyos.

      No soy yo demasiado mansa, amiga mía... :)

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  11. La vida hay que vivirla a cada instante, tanto lo bueno como lo malo, todo nos va haciendo como somos, lo importante es saber las cosas negativas desde la menor manera posible.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir: " es saber llevar" me comí el verbo "llevar".

      Otro beso.

      Eliminar
    2. María mía, solamente el tiempo consigue difuminar lo negativo, la cicatriz permanece y vuelve a sangrar en cuanto viene al caso. En estos momentos ya no sé si soy capaz de distinguir entre pesimismo y realidad, ya se me han fundido.

      Gracias por venir, me gusta verte. Capacito de abrazos.

      Eliminar
  12. Me quedo con ese "podemos seguir..." ...y con un café, obvio!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué remedio! Hay que hacer por poder entre cafelito y amigos. Si no por nosotros, por ellos, por quienes nos necesitan.

      Un beso, compi.

      Eliminar
    2. ¡Qué remedio! Hay que hacer por poder entre cafelito y amigos. Si no por nosotros, por ellos, por quienes nos necesitan.

      Un beso, compi.

      Eliminar
  13. Sé de muchas oficinas gubernamentales que desearían tener esas escaleras en sus puertas para que nadie más que ellos mismos sepan como salir de alí.

    Una imagen digna de las Doce tareas de Asterix...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaaja, muy buena esa ironía!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Es una escalera que no lleva a ninguna parte, estar siempre en el mismo sitio. Y sin palabras... Ah! Pero qué lindo tomarme un café contigo. Es la única escalera que merece la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga. En lo alto de la escalera o saleindo por la pequeña puerta que hay abajo, te esperaré siempre con el cafelito en el termo para que no nos enfríe.

      Eliminar
  15. Sentarse a arreglar el mundo en la mesa de un cafe. Con la escalera que pega tantos giros como nuestras vidas

    ResponderEliminar
  16. Hay que seguir....sin prisa porque ningun lugar pude ser el inicio de todos loa lugares. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Hay que seguir....sin prisa porque ningun lugar pude ser el inicio de todos loa lugares. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me quedo con ese parón tan momentáneo como necesario. Un tiempo para la reflexión, el descanso, la introspección y cargar las pilas para luego seguir caminando, aunque caminar duela. Inquietantes escaleras sin principio ni fin.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar