lunes, 27 de febrero de 2017

Filis y la flor de almendro...

Resultado de imagen de almendros vilafamés
Estamos en plena época de disfrutar del dulzón aroma de las flores de los almendros. Toda la zona está teñida de rosa y blanco. Es una belleza. Seguramente sabéis que el almendro es un árbol considerado profético, nos anuncia el final de los fríos y la llegada de la calidez primaveral, esa que calderaá de nuevo nuestros corazones y nos hará ver el mundo de otro color.
Mujer hermosa de ojos almendrados fue Filis, quien abandonó su vida llena de amor por Demofonte. No fue a buscarla aunque se lo prometió, esperó ella en balde confiando en un destino que no tenía asignado: A menudo me inventé mentiras para excusarte, a menudo pensé que los procelosos Notos viraban tus velas blancas. (1)
No esperaba Demofonte, duodécimo rey de Atenas, que tras salir del caballo de Troya y haber ganado la guerra, buscaría descanso en Tracia. Menos imaginaba que la hermosa hija del rey caería prendada a sus pies. Besándola largamente, Demofonte le dijo antes de despedirse las que serían sus últimas palabras, Filis, espera, te lo suplico, a tu amado Demofonte. Pero Filis muere de dolor, dicen que se suicidó y que por compasión de las divinidades la convirtieron en almendro.
02_edward-burne-jones-phyllis-demofoon

Tarde llegó por fin su amado, quien sintiendo atracción por un hermoso almendro deshojado cerca del mar, se acecó a acariciarlo. Flores brotaron de él sin haber sentido la primavera, fue el calor del corazón de ambos el que creó tal maravilla, la flor antes que la hoja.

(1) Ovidio, Heroidas, Carta de Filis a Demofonte


Feliz semana, amigos...
Resultado de imagen de café y galleta de almendras

10 comentarios:

  1. Conocía la leyenda pero me ha encantado recordarla de nuevo..

    ResponderEliminar
  2. Si algo es seguro es que las leyendas previas al cristianismo eran mucho más interesantes. Luego vino eso de que dios lo creó todo y la literatura se volvió aburrida...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  3. Ayer hice fotos a los almendros y me acordé, mucho, de mi abuela, cada año nos contaba una historia parecida a la que tu nos cuentas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy hermosa historia. Me imagino la desesperación al creer que su amado no llegaría nunca. Al menos su amor dio fruto y aún sobrevive!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Preciosa imagen , hay que ver que lindo esta el campo acercándose la primavera y la flor del almendro preciosa en sus colores .
    Muy bonita historia .Un fuerte abrazo y feliz semana .

    ResponderEliminar
  6. Hola Censu. No conocía esta historia tan bonita.
    Cuando vemos florecer los almendros, se nos alegra el cuerpo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pobre Filis. Me gusta la pintura.
    Y concuerdo con el colega demiurgo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A cada entrada tengo recuerdos de instituto...Ha sido una pena no seguir estudiando porque aquella historias creaban un entramado en mi cabeza que solo buscaba escuchar a loquillo y los trogloditas...Tú me haces revivir mi época de bachillerato, y me examino de cosas que se guardan en la memoria.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Una preciosa leyenda para el resurgir de la naturaleza.

    ResponderEliminar