jueves, 10 de enero de 2013

Este jueves un relato: "Mayores..."


 
File:Pederastic erotic scene Louvre F85bis.jpg

Mi nombre es Andrómaco hijo de Andrómaco el ateniense y ha llegado el mes de octubre.

Han finalizado mis deseos por Esquines hijo de Esquines el Beocio. El hermoso y valiente, bueno y humilde, pero sobre todo dócil y pasivo Esquines me fue difícil de conquistar. Ni los regalos más costosos parecían agradarle; hasta traté de acercarme a su padre regalando a su hijo un completo y tradicional equipo militar beocio. Siempre mostrando recato, Esquines. Le rogué, le supliqué y abracé sus rodillas en público.
Casi con trece años se dejó seducir con bellos poemas, y hasta hoy han sido míos su cuerpo y su educación. Cada noche y varias veces practicábamos el diamarizein* y, con su cabeza apoyada en mi hombro le sentía temblar.
El deseo y el amor que nos unieron años, desaparecieron cuando el vello apareció en su cuerpo. Depilado me resultaba repugnante y con vello desagradable y maloliente a pesar de los aceites. Pese a todo le soporté. Un duro juicio pasé por sus delitos de ofensa a las divinidades** y salí mal parado con dos años de ostracismo***.

Hoy comienza el mes de octubre y Esquines dejará de ser un efebo. En tres días será adulto y me desembarazaré de él. 

Hum, el hermoso Jenofonte hijo de Jenofonte paseará por el ágora hoy. Bello Jenofonte que excitas mi apetito con tu coqueteo erótico. Oh, mi divino y perfecto Jenofonte, hueles a dalias y tu cuerpo es dulce y sensual como el de una joven en edad de ser entregada. 


* Entre las piernas. El sexo anal era muy mal visto y denunciado como una práctica indecente sólo practicada por prostitutos de baja estofa.
** Los delitos que cometían los adolescentes (amados) eran pagados por sus educadores (amantes).
*** Condenar al ostracismo significa expulsarle de la ciudad durante un tiempo; a ello podía sumarse el quedarse sin sus propiedades salvo las necesarias para que su familia no muriese de hambre.

61 comentarios:

  1. Depilado no le gustaba, y con pelo le daba asco pero lo aguantaba. Entre los del Esquimes hijo del Esquimes y el Beocio o "beodo", y eso que has colocado en letra pequeña, de que estaba prohibido dar por el culo,el ostracismo y el traje militar; ¡ay ay ay! que estoy más liao que un trompo. Hasta luego y muy carregaet.

    Besos censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te líes, compañero, se trata de que la educación del respeto por el mentor llegaba hasta el contacto cuerpo a cuerpo y estaba visto como algo normal. Para enamorar al mozo se le hacían regalos caros, según la región helena, en Beocia era un traje militar completo. En Esparta, por ejemplo, los amantes eran los adolescentes entre ellos porque se preparaban desde los 7 años para luchar, por eso, si amabas a tus compañeros, sería más fácil protegerlos contra los enemigos. Otra cultura, otro mundo. Pensemos que no hacían ningún mal. Hoy se casan los homosexuales y los griegos les hubieran condenado a la cicuta...


      Un besito i un ben carregaet, amic meu.

      Eliminar
  2. En aquel tiempo era algo normal, ¿verdad? Entiendo en tu relato que incluso admitido institucionalmente. Es curioso ya hoy que hoy no podemos dejar de verlo como una abominación de las mas horrendas.
    Eso sí, he aprendido algo, como tantas veces.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, toleramos cosas que hace unos años considerábamos una aberración. Si hace 20 años nos hubieran dicho sobre bodas entre homosexuales, nos hubiéramos llevado las manos a la cabeza, hablo en general, y hoy a nadie nos espanta.

      El amor al maestro era algo sagrado, dulce y estimado socialmente. Otro mundo...

      Besos de los cuatro.

      Eliminar
  3. Relaciones de todo tipos nos da la historia, algunas cuestan trabajo comprender, pero como hay gente pá tó.
    Como siempre aprendiendo a tu lado.

    Besos asexuados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era algo malo, al contrario, los que tenía relaciones sexuales más allá de lo que explico eran los que trabajaban en los burdeles de hombres y lo hacían libremente aunque no estaba demasiado bien visto. Cada cual...

      Besos 4 x 4, amiga y madrina.

      Eliminar
  4. Anónimo11/1/13 3:22

    CREO QUE TU RELATO SE ASEMEJA TAMBIÉN A LO ACTUAL. CON UNA GRAN DIFERENCIA; AHORA HAY MÁS DEPRAVES.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, has dado de pleno en el clavo, compañera. Hoy todo vale y nos espantamos por esto, ya ves, somos hipócritas los humanos.

      Un beso bien gordo y un café.

      Eliminar
  5. Extrañas costumbres que no entendemos hoy día, como muchas otras que aún perviven. También esos "profesores" llegarían a ser, los que llegaran, unos ancianos dependientes, y la cosa cambiaría. Andrómaco que veía con asco los cambios físicos propios de la edad del joven, tendría que soportar los suyos cuando los años hicieran mella en su cuerpo y ni poemas ni equipos militares ni leches.

    Cafelito y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, pero mientras fuera maestro y pudiese educar a algún joven más, su experiencia como educador sería más preciada. Había maestros que elegían perversamente a su alumno, pero otros maestros eran muy buscados por los padres del adolescente!

      Un besote y cafelito con "pecado" :)))

      Eliminar
  6. Una buena lección nos traes, la parte de ancianos depravados, y viciosos, que buscaban en un cuerpo joben la satisfacción, para no tener que mirar el propio, que seguro a los repugnaba mucho más. A pesar de la diferencia en la época, todavia de vez en cuando queda alguno de esos ancianos es descubierto, y denunciado.
    Besos tesoro de mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos maestros depravados acababan por no tener alumnos, el maestro bueno y amante de sus discípulos era una persona muy culta, por eso se le buscaba independientemente de su edad que iba de los veinti muchos hasta casi su muerte. Eran personas muy preciadas y la relación de amor al maestro muy pura y sana, entonces era así.

      Lucía de mis amores, por qué no puedo entrar en tu blog?

      Besos a capazos y un termo con café.

      Eliminar
  7. Excelente lección de historia, por aquí siempre se aprenden cosas. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, sólo quería mostrar que el ser mayor, según culturas, siempre es diferente ¿Te acuerdas que hace años, que ponerse pantalón largo los chicos era símbolo de ser mayor? Como pasan los años, amigo...

      Besito e infusión :))

      Eliminar
  8. Eran otros tiempos, otra cultura... pero la nuestra deriva de aquélla... todo un mundo muy digno de conocer y ¡a escoger lo que nos agrade!. Besos mil dsde Cáceres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen, pero siempre afirmo que nuestra cultura deriva de lo que malentendieron y mal interpretaron los romanos, copiones de lo griego, y que trajeron a nuestro país. Lo griego puro nunca nos llegó, salvo en algunas colonias griegas dentro de la península ibérica, mira aquí si te apetece:


      http://celiaroca.blogspot.com.es/2006/08/las-colonias-griegas-en-la-pennsula-i.html

      Un besote, me chifla Cáceres, prometemos ir un día.

      Eliminar
  9. Las abominaciones se nos metieron en el coco por impúdicos conductos mentales. Ayyy ben plantà, a aquellos maduros que acariciaban efebos hoy los veríamos indecentes, y digo y proclamo, ¿acaso no existen hoy indecencias monstruosas que nos capan la vida, el sustento, la mente libre?
    Dices bien, oh docta, nada de penetración por atrás, todo carícias, otro mundo, otras maneras, otras mentalidades, pero, ooooh, resulta que de Grecia (pobre hélade)venimos todos, hijos de ella somos o en pelotas estaríamos, monos en los árboles.

    ¿Qué buscaban aquellos no tan viejos en los muchachos púberes? (conste, no niños) Vete a saber...¿la belleza? Menuda tontería, chorradas griegas.
    "Erastés" Andrómaco,"erómeno" Esquines, nuestra mentalidad os condena, amén.
    Culpa culpita extensiva a los celtas, mesopotamia, Egipto, Alejandro y Hefestión...!qué épocas!
    Dejémoslo porque me parece que es en nuestra sociedad preñada de ideas judeo-cristianas, donde se encuentra la respuesta.
    Censu, oyess, lo has escrito que ni un clásico ateniense.

    Petons molts i contents, el tema m'agrada, sempre em complau el que tens que dir-me. Ens veiem sempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies, templà. Mea culpa, mea culpa...

      - Hija ¿Tienes novio?
      - Sí, padre.
      - Hija ¿Te toca?
      - Sí, padre.
      - ¿Dónde, dónde te toca, hija mía?
      - Ay, padre...
      - Y tú ¿Tú te tocas, hija?

      - Pues eso no se hace, reza un padretuyo y dos pájaromarías.

      Eso sí que está bien, dentro de la norma. Ya tienes razón, ya. Mea culpa, mea culpa...

      Un besito y muchas gracias por tus palabras! Nos vemos algún día a la orilla del mar.

      Eliminar
  10. De la única manera de entender otras costumbres es ir a su historia, momento y geografía. Aunque nos parezca horroroso. Era su verdad y hoy se sigue estudiando porque tienen mucho que decir a pesar del tiempo, no les caduca.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes lo que más me relaja? Leer de tanto en tanto a los clásicos, por ejemplo "Contra los profesores" de Sexto Empírico, es buenísimo, sobre todo cuando pone verdes a los profesores de música (y yo lo soy...) y de matemáticas!!!

      Un beso, Cecy, los clásicos nunca caducan, como la música.

      Eliminar
  11. Un original relato de unos protagonistas muyyyyyyyyyyyyy mayores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maestro amante sí, era muy viejo; el alumno amado, acababa de convertirse en adulto en los tres días de octubre. Rituales que te convertían en ciudadano. Bueno, yo hablaba del viejo maestro...

      Eliminar
  12. Igual buscaban sentirse jovenes, aunque solo fuera por unos instantes entre los cuerpos tersos, olor a juventud. Otra forma de ver.
    Un aabrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese maestro en concreto no era de los más queridos, si hubiera sido realmente maestro no hubiera buscado un cuerpo sino un alumno de gran inteligencia.

      Besito, compi.

      Eliminar
  13. Con tus entradas siempre se aprende algo nuevo. Una curiosa historia que no conocía.
    Besos y gracias, un te por fabor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafaela, ahí te mando un termo lleno de infusión y unas galletitas para acompañar. Gracias, me alegra que algo te aportase históricamente la entrada. Otras culturas, amiga.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Bueno Vero, por mas que quiera no puedo ver con buenos ojos esas costumbres ni pasándolas por el filtro de la historia. Creo que ese filtro no dignifica todas las actitudes, en otras palabras para mi no por que fuera normal en una época gloriosa de la cultura tienen que verse como "normales". Respecto al relato como decirte, perfecto tal como nos tienes acostumbrados.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco estoy de acuerdo, pero no puedo olvidar que nada puede juzgarse si no se vive y se entiende desde su mentalidad. Amar al maestro hacía que las lecciones llegasen más rápidas al alumno, por su cariño y su respeto. No todos los maestros hacía lo mismo, pero era lo habitual. Yo, que soy libre pensadora y de libre acción, no puedo soportar que un matrimonio de homosexuales adopten una criatura, me parece una aberración, pero de la misma forma lo respeto, tal vez es mi educación la que no lo ve correcto, simplemente.

      Ah, Manuel, te echaba de menos!!!! :))) Gracias.

      Besos a los dos.

      Eliminar
  15. Sin juzgar las costumbres y mucho menos del pasado creo recordar "El banquete" de Platón donde la belleza corporal era reducido en encanto a los "ojos" de Sócrates por más que lo intentara el joven Alcíbiades (creo, no lo recuerdo) por conquistarlo. En fin, un gran ejercicio de escritura y cultura siempre tan recibido. Me encantan tus textos (estos en particular) Verónica, muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compañero. No es fácil ponerse en la mente de otra cultura y de una época tan lejana, pero sabemos, como tú bien dices, que en muchos textos aparecen estos conceptos como algo normal. En los banquetes o hecatombes siempre había jovencitos que pretendían beneficiarse de los regalos de los mayores. También, no recuerdo en qué relato, se habla de que en un puerto de Cádiz, en el siglo I adne, un grupo de bailarines totalmente depilados subieron a bordo de una nave para entretener a los marineros y a los pasajeros comerciantes, porque eran más sensuales que las doncellas.

      Gracias, Luis, un besote.

      Eliminar
  16. No seré yo quien juzgue comportamientos y conductas no sólo admitidos en la época sino socialmente vistos como normales, aunque mi educación los rechace. Nos traes otro trozo de Historia y, como siempre, es una gozada leerte.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no juzgamos, sobre todo cuando nadie sale perjudicado y la acción es voluntaria. Yo rechazo a los pedófilos y les aplicaría la pena capital. Los adolescentes, que no niños, acudían al maestro por ser una culta persona y así la debía amar, con cuerpo y alma, como señal de respeto. Eso no significa que comulgue con el hecho, claro.

      Un beso a los dos de los cuatro.

      Eliminar
  17. Muy original, madre mía. Por cierto, estoy de sorteo, si te animas, pásate por mi blog y apúntate. Besitos.
    http://ani-chocolat.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ani! me apunto, me apunto, ya estoy ahí!!!

      Un besito y muchas gracias.

      Eliminar
  18. Caprichitos de viejos (o no tanto) que me resultan repugantes... pòr lo demás, da gusto leerte, ya sabes que te digo siempre, maestra.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquellos tiempos y en esa cultura si el alumno era inteligente y el maestro culto y con interés por la docencia, era una práctica muy decente. Yo tampoco lo comparto pero lo entiendo. Tampoco me gusta ver a dos hombres a dos mujeres besándose pero lo respeto, allá cada cual si es por voluntad propia y son adultos.

      Un besito, Rosa, gracias, me vas a sonrojar!!!

      Eliminar
  19. Un relato muy original. Eso de querer a los jovencitos debía de ser a ver si se les pegaba alguna cosa, supongo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena esa, igual se les iban las canas o los michelines! :))))

      En las cráteras aparecen todos muy guapos, los adultos y los que van para adutos!

      Un besito.

      Eliminar
  20. Esta atracción de un hombre por un adolescente "estaba muy relacionada con la tradición atlética y artística de la desnudez en la gimnasia, con la costumbre de matrimonios tardíos para los varones, con los banquetes y con el hecho de que las mujeres estuvieran recluidas en sus hogares". De algún modo debían satisfacer sus impulsos.

    Un abrazo historiadora :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. También había lugares de esparcimiento en los que los chicos se ofrecían, o incluso en la calle, igual que algunas mujeres. Pero los amados cultos, igual que las mujeres cultas, eran los que frecuentaban las cenas o las veladas de poetas, filósofos, historiadores, etc. Había muchos juegos sexuales pero siempre dentro de "legal", saltarse las leyes sexuales era muy peligroso si se daba a conocer.

      Un beso y un cafelito. Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  21. te podía explicar el cómo tu texto me ha llevado a esta peli, pero no me da la gana...el caso es que mi comentario es este: ve esta peli, aunque supongo que ya la habrás visto...ÁGORA
    http://www.shurweb.es/videos/agora/
    MEDIO BESO, MAMÁ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro que la he visto, y era tan holiputiense que todavía me erizo cuando la recuerdo. No me salí del cine porque aguanté apropósito hasta el final, menuda cristianufada!!! :)))

      Besito, gatito de mis amores.

      Eliminar
  22. Me ha encantado el texto y la lección de historia, como siempre, que aprendo un montón en cada visita... por lo demás por mucha costumbre histórica no puedo por menos que pensar en mis hijos y me parece repulsivo.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también hoy día, pero siendo griega y viviendo unos siglos adne, igual hubiera estado orgullosa de su amor hacia ese sabio maestro, vete tú a saber.

      Hoy, sólo de pensarlo me da algo!

      Besito y cafelito, Teresa.

      Eliminar
  23. Será como dice Natalia que las indecencias dependen de la época y los modismos de cada sociedad, pero visto desde nuestra óptica no puedo dejar de decir "qué viejoa squeroso"! jajajaa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese es el maestro viejo verde que lo que menos quiere es enseñar. ya te contaría yo sobre ese tipo de prácticas hoy día en la universidad, ninguna diferencia, amiga!!!! Ni con ellos ni con ellas!!!! y además obtienen una plaza, ya ves... jajajaja!

      Besito.

      Eliminar
  24. No seré yo quien diga si está mal o bien las distintas conductas sexuales de nadie, pero era un viejo verde, je, je, le gustaban demasiado jovencitos, ya que en cuanto les salía el vello, ya les desagradaba, nada, nada, en cuanto le salga bigote a Jenofonte, seguro que ya no le huele a dalias.
    Bromas aparte, venir a tu casa es salir siempre con algo aprendido. Que me disculpas porque me despisto de venir, pero es porque no he logrado enlazarte, y por dos veces no lo he logrado, así que ahora voy a por la tercera.
    La peli de las Spices me encantó, y la música es la que más ha durado en mi blog, cada vez que voy a cambiarla, me da pena y la dejo.
    Un beso de los grandes Vero, y mi deseo que la suerte te acompañe a lo largo de este año recién estrenado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no sé qué pasa con mi blog, me lo han dicho más compañeros que entran en el mío a través de otros! No sé arreglarlo, Pepi, me disculpas.

      No quites la música, porfa, es el único blog que me ilusiona poner voz al ordenador. Es que es una delicia, amiga.

      Muchas gracias. De momento vamos bien, comemos cada día que no es poco. Besos a cientos. No te preocupes, ya sé que estás ahí, siempre cerda de mí.

      Eliminar
  25. Hoy tenemos Andrómacos para dar y vender y a estos los votamos además para que nos elijan, nos seduzcan, nos conquisten y acaben dándonos por el culo. No ha pasado tanto tiempo... no?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Alfredo, te voy a contratar como sintetizador. Menudo resumen más actual, y eso no está penado por la ley. Es una de las prácticas más pornográficas que conozco y encima tolerada!! Bravo por ti.

      Un beso de los cuatro.

      Eliminar
  26. Genial,Vero,como siempre..una historia que parece traducida de un original muy muy antiguo,tienes una forma de escribir con un peso clásico impresionante.
    Me encanta venir a blogs como el tuyo,que siguen vivos,con comentarios que invitan al diálogo...¡¡el mío se ha quedado desierto,todos se han pasado al maldito facebook!!
    Desde aquí invito a tu gente a leerlo :) (con tu permiso)
    vocalistaybocatonta.blogspot.com . FELIZ AÑO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, si no nos ponemos un poco polémicos nos aburrimos. Porque esa polémica es sana, no ocurre lo mismo cuando lees la prensa que me salen los demonios por las orejas y las palabrotas me las callo porque hay niños delante!!!

      Sí, invitaré a todos a leerte porque tienes un blog muy especial y encantadoramente real y personal!

      Un beso y felices días.

      Eliminar
  27. No es fácil seguirte, lo he tenido que leer varias veces y no se si es que estoy ya muy espesa a estas horas del domingo, que no me extraña. No me defino, porque creo que desde la perspectiva cultural y social actual es imposible valorar estas conductas. respecto al relato, como siempre me enseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, te mando un cafelito para que te despeje! :))) Es cierto, fuera de nuestra cultura o verlo con nuestros endógenos ojos, hace que todo esté o sea pecaminoso. La humareda católica ciega los ojos en muchos aspectos, a mí también me influyó, desafortunadamente.

      Un beso y gracias.

      Eliminar
  28. Muy educativo y curioso relato. Es verdad que para otras culturas y épocas tal vez esto era algo natural, pero a mi me genera cierto rechazo. Aunque debo reconocer que hoy en día haya más depravados que antes.
    Me encanta llegar acá y aprender, pero sobre todo que siempre me sorprendas!!!
    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compi. Y yo que siempre creo que aburro...
      Me alegra saber que os cuento algo nuevo o que os recuerdo cosas que habéis leído, o que se olvidan con el tiempo. Muchas gracias de nuevo, Sindel.

      UN BESITO Y UN CAFELITO.

      Eliminar
  29. Verónica,voy recuperando todo lo perdido...Voy leyendo tus entradas a mi vuelta y veo que siguen siendo muy amenas y originales...Esos maestros antiguos,a veces,estaban muy lejos del espíritu,que quizá enseñaban en sus lecciones teóricas... y entrenaban a esos "inocentes jovencitos"lo que era el placer del cuerpo...para ellos puro vicio y costumbre,sin duda.
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso,Verónica.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  30. Tus aportaciones, siempre ricas en contenido histórico, perpleja me dejan a veces.
    No censuro en absoluto esas practicas que considero menos insanas que muchas que nos ha traído el mal llamado progreso,lo respeto al igual de miles de cosas de hoy en día con las cuales no comulgo, pero de verdad te agradezco la aportación de otros tiempos y otras culturas que desconocía.
    Un beso grande a los cuatro y en especial a esos niños de ojitos rasgados.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Natural cómo la vida misma, y quien diga lo contrario es un ignorante. Eso si, a nuestros niños, efebos, muchachos y demás.... ni tocarlos ehhhh. ;) Bss. Te ha quedado una entrada genial.

    ResponderEliminar