jueves, 18 de julio de 2013

Este jueves: "El pozo de los deseos... con sapo incluído"


Y el sapo de pozo tenía deseos...

En las aguas de un pozo vivía un triste, gordo e imperturbable sapo. 
Quién sabe lo que pensaba
y si alguien en el mundo de él se preocupaba;
qué varita mágica le tocaría y a quién su alma abriría.
El río de enfrente le contemplaba,
qué le traía de regalo el sapito no adivinaba.

El amor del cosmos de nuevo brilló 
y un lirio de agua a su brocal asomó.
Mientras, el río atrás volvía
porque desde el pozo la primavera se intuía.
Cuentos y realidades de entretejieron 
y los hechizos con la noche se fundieron.

Un deseo en el oído le susurré,
abrí mis brazos y le besé.

MORALEJA: Más vale mala vela que bombilla fundida...

Que aproveche, amigos...




22 comentarios:

  1. Y los aplausos llegaron tras leer este cuento-verso con moraleja incluida. Hoy mi amiga me has hecho sonreir mientras bebia tu café.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. ¡muy buen cuento poético Censura!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el sapito de tu pozo especial. En mi familia tenemos una liada con los sapos.... Bs.

    ResponderEliminar
  4. De la charca al cafelito calentito, a lo mejor sale ganando que vete a saber lo de ser príncipe y azul está muy sobado, mejor sapito simpático que de la monarquía no me fío.
    Te salió un poema cuento muy divertido, cuéntame otro, ben plantà que te doy un besito de ranita.

    ResponderEliminar
  5. Muy divertido. De vez en cuando, hace falta una sonrisa...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. jajaja Vero!...muy sabia moraleja!...y ese sapito coronado, es una belleza!
    =)
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  7. La moraleja es muy acertada y el sapito, ¡Quien sabe? igual se convierte en príncipe.
    Muy bonita la ilustración
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno... los sapos son o así, o de verdad. Yo, depende cómo esté mi nivel de encantamiento los prefiero a unos o a otros.
    Este es el mejor para el café con los amigos, compartiendo sillones de anea y el cielo estrellado de un pueblecito de la Plana Alta.

    O sea, que el cuento me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hoy has dejado salir a tu niña interior y nos regalas este poemacuentomoraleja.
    El cafelito no soy capaz de tomarmelo, prefiero al principe fuera de la taza.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  10. Pues mira por donde yo me he encariñado del sapo, me ha caído bien, ya ves. Me ha gustado tu "Poemacuentomoraleja" como dice Rosa. Un beso. Ah, y un café ;)

    ResponderEliminar
  11. Que bueno, me sorprendiste!! y no por la moraleja que la esperaba... porque me has arrancado una sonrisa con este sapo y sus tribulaciones...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. Me vas a perdonar, Censu, pero lo de la moraleja no lo he cogido. ¿Qué tiene que ver el sapo con la bombilla? Ja, ja! Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo también me quedo aguantando la vela, digo, con la vela!!!

    Y con el café también.

    Muchos besos y abrazos,a repartir con generosidad y buenos deseos que se cumplan (tengo una idea de cuáles pedir por vos....)

    ResponderEliminar
  14. Me gustó mucho este texto que me remonta un poco a mis lecturas infantiles, a esos cuentos de ranas y sueños.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ja ja ja, Qué divertido tu relato pero yo el café no me lo tomo con esa cabecita asomando!

    ResponderEliminar
  16. Una verdad como un templo la moraleja, como ese verso de Jorge Drexler que dice:
    "En tren con destino errado se va más lento que andando a pie"
    Besos para los cuatro.

    ResponderEliminar
  17. Mientras desear continúe siendo una actividad gratuita, muchos lo haremos...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  18. AJAJAJAJAJAJA, QUÉ BUENA MORALEJA.
    BESOS

    ResponderEliminar
  19. Excelente moraleja, por aqui decimos, mas vale pàjaro en mano que cien volando! jajaja, y a mi que me encantan las aves!
    Que bien viene el cafelito Compi, muchooo friooo por éstos lares.
    Besos. x 4

    ResponderEliminar
  20. Gracias, amigos, gracias a cientos, a ramos, a puñados, a manos llenas...

    Si me pasan deprisa los años, imaginad los meses, y ya no digo las semanas o los días ¿Y las horas? ¿Qué son esa cosa????

    Un beso y cafelito para todos. Os comentaré a raudales este próximo jueves. Palabra de mujer de pro.

    ResponderEliminar
  21. Que conste que yo no quiero café con sapo... por muy simpático que fuera y con beso se quedara... jajajaja. Eres genial!

    ResponderEliminar