martes, 3 de septiembre de 2013

Este jueves-martes: "El olvido..."


En el oráculo de Trofonio trato de sanar ni pena. Me baño sólo en el río y sacrifico una res. De sus entrañas nada se interpreta. Mala señal. Los dos jóvenes me lavan y ungen con un apestoso aceite. El anciano sacerdote me ofrece agua de la fuente del Olvido para entrar, y otra agua de la fuente del Recuerdo necesaria para cuando salga. La túnica de lino es amplia pero se sujeta con cintas, igual que las sandalias, grandes y viejas pero cómodas. No importa. 


Entro en la cueva del santuario y allí, bebiendo la poción de finas hierbas e introduciendo los pies en el agua del río, pierdo el conocimiento. Los sacerdotes me preguntan qué he visto y aprendido en mis sueños; y una vez enterados, se lo han entregado a ella. Me trasladan, todavía preso del temor y medio inconsciente, al gran edificio. Recobro mis facultades y soy obligado a narrar en una tablilla todo lo soñado. 

Yo no sané, pero sí soñé...


... que sentía el frío óbolo colocado sobre mis labios por mis piadosos familiares, y notaba un deslizarse sin sonido alguno en agua estanca. Era una dicha no esperar cien años en la orilla, porque afortunado era en parientes y amigos. Ahí estaba el perro. Iba a ser juzgado.
Por uno de los cinco ríos debía vagar, esa era mi condena. Uno de los cinco ríos del reino de Hades me arrastraría eternamente. La misma divinidad del Inframundo habría de decidir cuál:

¿Sería el río de la Congoja?
¿Sería el río de las Lamentaciones?
¿Sería el río del Ardor?
¿Sería el río del Odio?
¿Sería el río del Olvido?

Mi Pena es grande y Siento haberlo hecho. El Fuego del Resentimiento que sentía me obligó a ello. Jamás lo podré Olvidar. Ni muerto.

Que no se me olvide el café...


... ni esta imagen para no olvidar...

See Explanation.  Clicking on the picture will download
 the highest resolution version available.

34 comentarios:

  1. ¡como no se me ocurrió. El olvido como algo anhelado por el protagonista y el anticipo de que nunca lo tendrá. Ni después de muerto. Tal vez sea su castigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Hades y su juez no perdona a nadie, ni con la escusa de la misma muerte.

      Eliminar
  2. Los clásicos siempre tan oportunos en cualquier momento de nuestras vidas.
    Un relato extraordinario.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La laguna y las aguas de la fuente Lici -mal llamada por los malditos romanos Lete- era una de las más empleadas en los santuarios destinados a terapia. Muchas gracias por tus palabras.

      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  3. Espero que ese café no olvidado, sea capaz de resolver las dudas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ni se me ocurriría olvidarme de dejaros un cafelito al final del relato. No sería hospitalario :)))

      Un abrazo, Juan.

      Eliminar
  4. La historia siempre nos deja su huella y nos introduce en las profundidades y misterios de nuestros antecesores...Impresionante relato, que nos produce cierto escalofrío, amiga...
    Gracias por tu presencia y mi abrazo siempre por tus buenos y originales posts...
    Feliz tarde noche,Verónica.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha habido muchos centros oraculares que se empleaban como sanatorio; también los espacios como el Epidauro, además de un gran teatro tenía habitaciones, rehabilitación, dietas, vamos, que eran el spa de la época!!!

      Un beso y muchas gracias por venir.

      Eliminar
  5. Tu relato no sólo me gustó, sino que siento que aprendí algo.
    Muy bueno, sinceramente.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Humberto, me alargué un poco más de lo debido pero así me salió. Me alegra que te gustase.

      Un abrazo y un cafelito.

      Eliminar
  6. Este es un hermoso relato como para recordar y aprender Censura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estaría bien que el agua de recordar y la de olvidar estuvieran embotelladas. Sería una bonita forma de decir: Esto me interesa, bebo del recuerdo, esto me hizo daño ¡toma sorbete de agua de olvido!

      Un cafelito y un saludo, Lao.

      Eliminar
  7. SIEMPRE TUS TEXTOS TAN INTERESANTES. ME TRAMA ÉSTE.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Me alegra que te guste. Me pasé de largo un poco...

      Beso y café.

      Eliminar
  8. Aprendiendo mientras te leo...
    Beber agua de la fuente del olvido o quitarse la sed (que no es lo mismo) de la fuente del recuerdo. Ni muerto.
    Besos y cafelito amargo, a ver si me espabilo que hoy estoy espesita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues uno bien concentrado para ti, Rosa. Un abrazo, compañera, y feliz finde que ya se acerca.

      Eliminar
  9. Muchos y muy interesante detalles en este relato, las dos aguas, los cinco ríos, esa necesidad de acudir a los augures.
    Y la ambientación, me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí, hay mucho detalle en el texto, mucho trasfondo de Pausanías, el eterno viajero.

      Un abrazo a todos.

      Eliminar
  10. El olvido podrá borrar penas, pero borra también todos los demás sentires.
    Debe ser lo peor.
    Bellísimo, Censu,
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el olvido es bastante selectivo, demasiadas veces se olvida él mismo de dónde debe actuar ¿O es que nos tiene manía? Porque no se me olvidan ciertas cosas que duelen... Hay que ver, amigo Oso.

      Un besito y un café.

      Eliminar
  11. Tu relato es para no olvidarlo, sobre todo porque resulta encantador y pedagógico. Muy bien guapa. Me voy siempre contenta cuando te visito.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Encarni, gracias por tus palabras. Me animas... se me ve la vena, eh? Jajaja!

      Un besito, compi.

      Eliminar
  12. Es precioso tu relato, tan lleno de referencias mitológicas, y que condena tan horrible!aunque era un sueño no? Gracias por participar, un beso. Me han gustado mucho las fotos que has puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era un sueño, pero el acto delictivo lo había cometido, por eso iba a sanar su culpa o remordimiento o, más bien, a purificar su delito de sangre. Por eso el sueño no le gustó. El relato está basado en la verdad de cómo se actuaba en esos santuarios, en concreto el de Trofonio.

      Gracias, las fotos son auténticas, del lugar.

      Un besito y cafelito.

      Eliminar
  13. Es precioso tu relato, tan lleno de referencias mitológicas, y que condena tan horrible!aunque era un sueño no? Gracias por participar, un beso. Me han gustado mucho las fotos que has puesto.

    ResponderEliminar
  14. Es buenísimo el relato y las fotos con las que lo has ilustrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por venir, Tracy.

      Eliminar
  15. Es buenísimo el relato y las fotos con las que lo has ilustrado.

    ResponderEliminar
  16. Todos esos ríos se unieron para decirnos que es más importante el café... Lo demás es todo olvido y muy olvidado, sólo merece la pena recordar para aprender y volver al café, que hoy, como ayer, me sabe riquísimo en la compañía de la lectura que me ofreces. Gracias, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás como la vida nos tendió ese hilo rojo que nos une. No será un imposible que cierto día compartamos un café cara a cara y una hermosa y constructiva charla.

      ¿Tienes skype?

      Un besito y gracias por venir y tus amables palabras siempre. Es muy grata tu compañía.

      Eliminar
  17. Esto de llegar la última a comentar, es que me da una rabiaaaaaa, ¿que puedo decirte que no este ahí, más arriba? Pues no digo más,tu sabes que me gusta todo lo leo, cuando vengo aquí.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Siempre me sorprendes y me llevas por lugares y personajes que me atrapan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. El olvido no lo cura todo, la conciencia siempre está ahí, martilleando...
    Lo que aprendo aquí. Por hacer una referencia, me impresiona la belleza de esa última foto y me desconcierta lo que muestra, contradicciones de la vida, amiga...
    Un descafeinado ¿puede ser?
    Besos x cuatro!!

    ResponderEliminar
  20. Llego tarde al café, tu publicas muy pronto y yo leo muy tarde jajaja De todas formas me encanta llegar hasta aquí y pasar un ratito contigo. Un besote enrome

    ResponderEliminar