sábado, 31 de agosto de 2013

Ella...



Hasta ella tiene derecho a salir a tomar un café...

... porque desde 1503, año en que se pintó la imagen que me representa en el blog, La Gioconda, ha necesitado de mucha paciencia y aburrimiento de tanto estar colgada; esa mujer es la que tantos quebraderos de cabeza ha causado por el desconocimiento de su identidad. Leía ayer, pese a estar tiempo publicado y eso me pasa por dar por sabidas u obvias demasiadas cosas, que una anotación, ésta,
Apelles pictor. Ita Leonardus Vincius facit in omnibus suis picturis, ut enim caput Lise del Giocondo et Anne matris virginis. Videbimus, quid faciet de aula magni consilii, de qua re convenit iam cum vexillifero. 1503 octobris. 

confirma, casi al 100% que fue hecha la mujer del retrato era Lisa de Giocondo; además, coincide con la fecha. La nota la tomó un amigo de Leonardo, Agostino Vespucci, canciller oficial florentino, al margen de un incunable manuscrito de Cicerón, publicado en Bolonia en 1477 y que se conserva en la biblioteca de la Universidad de Heidelberg. Agostino le comparaba con Apelles, un arcaico pintor del que solamente nos quedan referencias y no obras,


Ni la sonrisa, ni los ojos, ni las manos, ni el velo, ni su posible embarazo, ni el difuminado de su técnica, la L y la S que sus pupilas esconden y que ha hecho dudar de si el homenajeado era Gian Giacomo Caprotti joven amante del pintor, apodado Il Salaio y que veis aquí abajo con unos ojos, forma oval de rostro y sonrisa muy "giocondesca" ¿A que sí? ... 


...el número 72 de debajo del puente que ha desatado cábalas hebreas y cristianas, se hacen referencias al Apocalipsis, a su testamento; nada es ni extraordinario ni digno de mención, demasiada la publicidad, lo mismo que ocurre con ciertas melodías archisonadas que se divulgan, se les añade batería y chinpún, chinpún y pierden su solemnidad y belleza; en pocas palabras, se aburren.

Otros ven marcianos en el agujero del lavabo, como este "oculto personaje" que se divisa en un costado y que parece una cabeza de Pascua. Pft...


En fin, de todo hay en el variopinto cosmos...

Una de las bellezas de este cuadro, para mí, son los dos laterales.


Dos retorcidos senderos que desembocan en espacios húmedos, lago, árboles frondosos, un río y el desaparecido y reconstruido Puente Viejo o Jorobado, con sus once arcos desiguales (por eso lo de Gobbo o Jorobado) y casi 3 km de largo. Qué original, verdad?


En cuanto a representaciones del Puente Jorobado, me gusta esta obra especialmente...





Feliz fin de semana

14 comentarios:

  1. Recién llegado de mis vacaciones, leo con gratitud tu comentario a mi haiku publicado en "Sintiendo en la piel" de la amiga Lucía M. Escribano.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Un placer, Juan.

      Un abrazo y un cafelito.

      Eliminar
  2. Siempre hay cosas que aprender por mucho que uno crea que todo ya se sabe.
    Magnífico artículo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dar algo por sentado es el peor de los males del conocimiento. Vade, vade... :)

      Muchas gracias. Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  3. Demasiada información, me gustaba más cuando eran una anónima conocida...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hay demasiada información, amigo. Además, entre la que no nos dan y la que nos dan velada, ya tenemos bastante poca!!!

      Un saludo y cafelito, aunque sea tan tarde.

      Eliminar
  4. Lo divertido de mirar cuadros es también descubrir a Wally. ;-)

    Hora del cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero no encontrarlo porque el susto sería de muerte.

      Eliminar
  5. Me ha gustado tu entrada, dobre la vida y milagros de la Gioconda. Se dicen tantas sandeces al respecto!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay muy atrevidos ¡y muy dogmáticos! Son capaces de llevar su fantasía a ritmo de la autenticidad, compañera.

      Un besito, Montserrat.

      Eliminar
  6. Muy interesante, Censu. Nunca sabremos la auténtica verdad que se llevaron a la tumba los protagonistas de esta historia. Por eso circulan tantas hipótesis, porque nadie sabe a ciencia cierta quién era esa mujer y por qué la pintó con esa sonrisa tan especial. Leonardo, como genio que era, utilizó su genialidad para obligarnos a conjeturar. Tampoco es mala afición la de inventar historias. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Si, tienes razón, la Gioconda tiene mucho parecido con el joven amante...Puede ser que lo sea...Interesante y ameno como siempre,Verónica.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga...Gracias por el café...
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Si, tienes razón, la Gioconda tiene mucho parecido con el joven amante...Puede ser que lo sea...Interesante y ameno como siempre,Verónica.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga...Gracias por el café...
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante lo que nos cuentas, amiga. Es muy posible que así sea. Hay también otra cosa que me deja siempre pensando, si has visto la del Museo del Prado, me parece más auténtica que la del Louvre, yo he visto las dos y me quedo con la del Prado... He aprendido mucho de tu entrada hoy. Besos amiga y gracias por el café, como siempre, delicioso.

    ResponderEliminar