martes, 7 de enero de 2014

Este jueves...



Avanzada la noche, los centinelas del puente escucharon tras la muralla del castillo unos susurros que, en el silencio de la noche, parecían altas voces; mientras, un potente olor a vino les invadía.

-          ¿Quién, Mi Señor, decís que el difunto es?
-          El Marqués de Fonteturccino.
-          ¿Cómo por aquí andaba, tan lejos de su ciudad?
-          Dicen que era amante de Doña Gabriela.
-          La nieta del Arzobispo… ¿Habéis ido a los subterráneos?
-          Todo hemos cuidadosamente inspeccionado.
-          ¿Qué laceraciones muestra el muerto?
-          Una fue el final de su latir.

Cuenta la leyenda que la niña Gabriela fue entregada, como parte del castillo, al eternamente embriagado, al más infame e innoble de los Caballeros de la Santa Cruz, Alfonso Hidalgo Suárez de Andrade y Sotomayor, como recompensa por esparcir cuales mentiras hicieron abdicar al buen rey. Gabriela vivó teniendo, durante treintaidos años, la Torre del Homenaje y la Capilla como únicas estancias. Entre llantos y rezos, una tarde un ángel entró a descansar y orar a la capilla. Y allí permaneció tras ver la luz de la vida en unos ojos. La niña encontró la pasión en el Marqués de Fonteturccino, un corazón que latía solo por ella, la dolce Gabriela.

Todavía hoy, huele a vino cada noche a las doce cerca de las ruinosas murallas...o, al menos, eso dicen los lugareños. 


51 comentarios:

  1. Publiqué inmediatamente después que vos.
    Vaya historia tan tragica y epica, del corazón que latía por la dolce Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tragedia épica tan real como el día a día...No sé si el borracho de marido mató al amante por celos o por despecho...

      Cafelito, compañero.

      Eliminar
  2. la niña, a pesar de haber sido entregada, terminó amando el borracho. Interesante historia con elegante relato..... censura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuuuhhhh, tendré que revisar mi forma de relatar...
      No, no, no, el marido borracho es el que mató a su amado, al ángel que encontró a la niña en la capilla... :))

      Gracias. Te dejo café y un abrazo, compañero.

      Eliminar
  3. Vaya con mi tocaya! La dolce Gabriela... Lo que puede la fuerza de la pasión, hay desventuras que dentro de todo, parecen no serlo tanto, aunque no siempre los rumores que por allí vagan, llegan a ser una fuente fehaciente. La historia, no deja de tener su encanto.
    Gracias por sumarte, un jueves sin tí, no es un jueves completo!
    Cafelito!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la imagen y la benevolencia... no sé, algo me faltaría si un jueves no vengo a la cita.

      Un abrazo y tu cafelito de hoy.

      Eliminar
  4. Interesante historia de amor, increíble que la niña se haya enamorado del amante del vino, pero las cosas más insólitas pasan en este mundo. Muy buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, voy a revisar el relato... la niña se enamora de ese ángel que entra en la capilla y que es asesinado por el esposo de la niña... Un drama de enredo me ha salido... jajajaa!

      Un abrazo, Sindel.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Perdón yo me embrollé con los nombres, acabo de volver a leerte, es claro que se enamora de ese ángel, el alma que entra a orar.
      Un beso.

      Eliminar
    4. Nada, mujer, no debería haber enrevesado el asunto, lo hice para darle el ambiente barroco al asunto y no me ha salido demasiado bien. Otra vez lo haré mejor. Gracias por tu paciencia. Besito.

      Eliminar
  5. El borracho de enrevesados y múltiples apellidos es el que se "carga" al amante de su joven esposa. Y la leyenda dice que todas las noches huele a vino en el castillo, para no hacer olvidar la "mala follá" del asesino.
    Al menos, eso entiendo yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, aprobado el examen, Juan. La verdad es que podría haber sido el buen amante el que matase al malo de la leyenda... y oliese a botafumiero.

      Un abrazo y cafelito.

      Eliminar
  6. A mi la imagen de la foto me ha recordado al castillo de la película del conde Drácula.

    Besos Censu,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ruinoso e imagen ideal representativa del romántico español, muy a lo Becquer... eso me pareció a mí.

      Beset, company.

      Eliminar
  7. Una leyenda que al final acaba bien, aunque ese olor a vino recuerde al otro. Buena inspiración.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mató al buen amante, al que la amaba de verdad... no sé yo si eso es acabar muy bien :))

      Cafelito.

      Eliminar
  8. Me encanta la historia. Habría que experimentar el olor a vino, que es lo que nos queda de la leyenda. Me ha encantado. Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Imaginas que fuese verdad? Qué yuyu... jajaja.

      Abrazos y fuego ante la llar.

      Eliminar
  9. En estas fechas relatar desgracias de princesas resulta gracioso ¿no?
    Del borracho cabrón quedó el aliento, pero latía aún muerto el del amante eterno. Menudo cuento para no dormir, ponme el primer cafelito del año, estoy desvelada, suspiro en la torre esperando el tic-tac de mi enamorado. Bessets pels 4 reis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hasta irónico... porque hay princesas que, dicen sus abogados, que firman por amor...

      Ahí te va el cafenet, amiga. Bon any!!!!

      Eliminar
  10. Anónimo9/1/14 17:24

    ¿Porqué han de morir siempre los que menos culpa tienen?. Me hubiera gustado un acto de justicia por parte del angel acabando con la vida del borracho. Tal vez una inmersión prolongada en una tinaja hubiera sido una especie de muerte dulce para él. Y además hubieramos disfrutado con un final tipo " y vivieron felices y comieron perdices".
    Dos pares de abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME SALIÓ LA VENA REALISTA...:))
      Era un cuento triste de princesa desolada y vendida...

      Pero perdices puedo cocinarte yo, si quieres, hasta preparar unos cafés tras los postres. Un abrazo a los dos, amigos.

      Eliminar
  11. Que pena que el ángel no pudiera escapar de esa inmerecida muerte !
    Que rabia que el borracho no perdiera el equilibrio, antes de matárle.
    Perdona Censu, pero es que yo creo en el amor y su triunfo.
    Besos dulces amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues piensa que tuvieron la suerte de conocerse y a ella le quedó siempre su amor en el corazón...

      Un cafelito con azúcar de caña, corazón.

      Eliminar
  12. Aun en el siglo XXI hay gente que dice las mujeres son moneda de cambio, y no me extraña que la pobre niña estuviese en esa torre, eran otros tiempo, ahora también hay muchas mujeres prisioneras de una situación de la que no pueden salir.
    Una entrada que me hace pensar, me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es cierto que hoy día que sigue habiendo mujeres encerradas, mutiladas, cubiertas... pero lo peor es que, muchas veces, ellas mismas lo entienden como natural o se excusan con lo cultural.

      Gracias por venir, te dejo un cafelito y un abrazo.

      Eliminar
  13. La tragedia en consternados castillos, de caballeros y damas o niñas en este caso me llaman como a cuento, por eso me entretienen.
    Aunque me da repelús el olor a vino.

    Un abrazo :)
    Hay café para mi?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Y tanto!!! Te dejo en lo alto de la muralla el café preparado. Ojo con los cocodrilos del foso, amiga.

      Un besito.

      Eliminar
  14. Veo que mi castillo te inspiró una historia de amor, con amante incluído. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los amores no pasan nunca de moda, siempre ha habido corazones latiendo al unísono.

      Beso y copichuela.

      Eliminar
  15. A lo mejor lo mató por las dudas, que carcomen más que las certezas...
    Muy buen retlato, los castillos siempre me suenan a intrigas!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intrigas palaciegas ¿Cómo se dirá para los castillos? Intrigas castillejas?

      Un abrazo y tu cafelito, Sr. Oso.

      Eliminar
  16. Seguro que ese castillo en la cima de la montaña es testigo fiel de la historia que compartes. Es que los castillos, imagino, guardan muchos secretos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las paredes tienen orejas, compañera... Es verdad que entre murallas pueden imaginarse muchos misterios.

      Un abrazo y un buen rozo de tarta de canela y naranja, me ha salido de chuparde los dedos.

      Eliminar
  17. Es cierto, los castillos parecen el escenario ideal para historias de amores, desamores, amantes, secretos y hasta borrachos...
    Yo estoy con Cecy en que lo del olor a vino como que no...
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay olor a vino rancio del que sale ya por los poros de los beodos sempiternos, y aroma a un buen caldo que riege una buena comida... Mejor el segundo, eh? Jajajaj! Un abrazo, Teresa.

      Eliminar
  18. Jo, vaya historia más trágica, y encima el borracho se sale con la suya!!!pues no me gusta nada Censu...yo quería que el ángel y Gabriela comieran perdices!!!
    Me he reído mucho al leer los comentarios y ver el pequeño lío que se ha montado je,je.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada, a la próxima hago un relato de perdices que comieron felices y a mí no me dieron porque no quisiseron... Dedicado te irá, :)))

      Un beso y gracias por venir a hacerme compañía.

      Eliminar
  19. Tragedias, intrigas, amores secretos, fantasmas... Ingredientes que en un alto y viejo castillo no deben faltar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, compi. Que no nos falte la imaginación... MUAC

      Eliminar
  20. MUY FULLL HISTORIA. GRACIAS POR COMPARTIR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, eres muy amable conmigo.

      Un abrazo y cafelito.

      Eliminar
  21. El vino es más noble que todo eso, yo diría que el único noble. (Bueno, junto a tu café, que es el doble de noble...)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser que el señor del castillo bebía de tetrabrik de la época... :))

      Un abrazo de los cuatro.

      Eliminar
  22. Hizo bien la dulce Gabriella, No hay quien aguante a un borracho.
    (La imagen de tu castillo y mi ciprés, son iguales de alegritos)
    Un besazo y un brindis con tinto.

    ResponderEliminar
  23. Como siempre, Vero, tus palabras nos lelvan con facilidad hacia épocas remotas donde las leyendas nacieron para sorprendernos al punto de no hacernos distinguir qué fue realidad yq ué fantasía!
    =)

    ResponderEliminar
  24. Una imagen para disparar la imaginación y a ti se te disparó y bien, super bien. !Lo que es el amor para bien o para mal!
    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Una interesante leyenda que da para más, apetece conocer más la vida de Gabriela, su amante y su señor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Lo que me he divertido leyendo los comentarios...
    Yo ya no creo en estos cuentos, será porque en estos tiempos que corren nadie muere por amor ¿o si?... Pobre Gabriella, su amor sigue latiendo dentro de ella.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  27. Razones del corazón... que hasta superan el olor del mal vino. (porque los hay buenos , jajaj)

    Besos x 4

    ResponderEliminar