martes, 11 de marzo de 2014

Este jueves: "De cañas..."


Las seis y media de la mañana y el verdulero de abajo volvió, como toda la quincena anterior, a gritar MELONEEEEES, MELONES DEL CAMPOOOO, MELONEEES… Tenía los melones en el tímpano resonando durante el día. Y ahí estaba él a su lado, roncando. ¡¡¡Manolo, despierta, ¿no oyes al verdulero? Despierta, Manolo!!!
Manolo despertó y se levantó a orinar por no escucharla más, una vida entera despertándole de madrugada, si no era el verdulero era el coche de la vecina o la puerta del tercero o la cafetera de la bruja de enfrente.
Mientras seguía refunfuñando en la cocina de peor humor que el día anterior, ella se lo propuso firmemente, si mañana lo repetía tomaría medidas con el verdulero.

MELONEEEEES, MELONES DEL CAMPOOOO, MELONEEES…
Esta vez se ahorró el “¡¡¡Manolo, despierta, ¿no oyes al verdulero? Despierta, Manolo!!!” y salió disparada con el raído camisón y sin pantuflas, hacia el segundo cajón de la cocina. Cogió el cuchillo jamonero y corrió escaleras abajo. Cruzó la calle sin mirar y al llegar a la verdulería comenzó a apuñalar sin control cada uno de los melones del puesto. Al terminar, desapareció calle abajo. Dicen, que después de dos meses, la siguen viendo acuchillando melones por los campos. La asesina de melones está en busca y captura.

Manolo es feliz, cada mediodía se toma una caña a su propia salud.




Más cañas y tapas variadas en la tasca de M.J.


Feliz cafelito, amigos...


Y el premio DARDOS que fue triple...es ahora cuádruple porque me ha llegado también de la mano de mi amigo el creativo MISÁNTROPO DIGITAL...

GRACIAS, AMIGO



44 comentarios:

  1. Con lo ricos que están los melones. En silencio claro. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora vendrá el verano y llegarán todos con un corte de cuchillo... a ver qué hacemos, jajaja!

      Beso.

      Eliminar
  2. :) jajaja...
    Ya se sabe que las paranoias están al día...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cada vez más fecundas, amigo...

      Un besito.

      Eliminar
  3. Se lo tenía merecido el verdulero. Claro que luego la reacción se descontroló pero Manolo podrá dormir tranquilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estos verduleros no tienen conciencia vecinal... que no me lea ninguno, jajajaja, es broma.

      Manolo disfrutó de la vida caña viene y caña va.

      Eliminar
  4. Pues yo en vez de apuñar los melones, los robo, y se lo vendo al melonero. Pero eso sí, que cargue Manolo con ellos.

    Besos Censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues déjamelos a buen precio, cuando venga el melonero al pueblo miraré si eres tú, jajajaj.

      Beset, company.

      Eliminar
  5. Increible esa reacción inesperada...Los melones sufrieron las consecuencias...¡¡¡Qué pena de melones...!! Menos mal, que nos invitas a tus tapas y olvidamos por un rato la catástrofe...
    Mi abrazo siempre...Y no temas, tampoco yo soy partidaria de divinidades...La naturaleza es el más grande y bello templo para visitar y descubrir el misterio de ese Creador generoso e incondicional...,que llevamos todos impreso en el alma.
    Feliz martes, Verónica.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que al menos ahora, el verdulero dejará de berrear a horas intempestivas. Manolo feliz y meones a precio de saldo, jajaja!

      La madre naturaleza, amiga mía, ha sido la más respetada desde que alguien se dio cuenta de ello hace miles y miles de años. Si aprendiéramos a respetarla sería el planeta más bello del cosmos...

      Un beso bien gordo y tu cafelito debajo de un olmo.

      Eliminar
  6. Antiguamente los melones se daban a "cala y a cata". Tu protagonista se los tomo "al asalto".
    Lo peor es que el vago de Manolo, acabe feliz con su cañita al aire.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba en Manolo como la víctima de los gritos de la señora esposa más que de los del verdulero... Es un buen punto de vista el tuyo!!!

      Muy bueno eso de la cañita al aire, jajajaja!

      Abrazos.

      Eliminar
  7. No hay mal que por bien no venga: ha nacido u dormilón feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un dormilón feliz y melones de oferta en el barrio.

      Eliminar
  8. Esta señora si que tenía mal despertar. No me extraña que manolo este feliz al perderla de vista.
    Abrazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lata era la mujer, una fisgona con pulgas en el cerebro....
      Manolo es un hombre nuevo, sonríe a todas horas... y come melones en venganza, jajaja!

      Un besito, Rafaela.

      Eliminar
  9. Arrediós...pues si cambias los melones por calabazas del "All Hallows' Eve", ya tienes la peli de terror armada...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muy de Almodovar, jajajaja!

      Molt bona eixa cremaeta!

      Un beso, compañero.

      Eliminar
  10. Me encantan tus relatos. Cortos y directos.
    Por cierto, debe ser una gozada acuchillar melones... o sandías.

    Café entre sombra y sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, debe ser divertido, sí, jajaja!

      Te dejo el cafelito y me tomo yo ese sol y sombra:

      1/2 copa de anís dulce
      1/2 copa de coñac
      Hielo

      Abrazo.

      Eliminar
  11. Unas cañas y de postre, ¿unas rodajitas de melón con jamón? Me chiflan!
    Excelente y divertido relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te crees que no he probado nunca el melón con jamón... había un chiste que decía que los pobres comían sandía con mortadela, jajaja!

      Muchas gracias por venir. Cafelito.

      Eliminar
  12. Gracias por participar. En cuanto pueda voy a por melones rajados y a echar unas cañas. Besos.
    Ahh y que me ha encantado tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, me trajo el tema de cabeza, difícil propuesta y muy divertida.

      Un besito.

      Eliminar
  13. jajaja....al final salió ganando el manolo (no estaría en connivencia con el verdulero¿¿¿)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lista es mi amiga, si hasta le saca el jugo al relato para una parte II, jajajaj!

      Un beso.

      Eliminar
  14. Bueno, mejor apuñalar melones que no otra cosa, pobre Manolo,por fin fue feliz
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día de su vida se leía la prensa a ver por dónde paraba su mujer, cuando aparecían melones acuchilados por Soria, Jaén o Valladolid, allí estaba ella... bien lejos!!!!

      Eliminar
  15. Apuñalar melones... Pero bueno, que crimen tan criminal...

    Angelitos, si son casi humanos... Tan dulces y frescos...

    Je,je,je...

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues menos mal que la emprendió con el verdulero; es verdad, pobres criaturas... tan semejantes a algunas cabezas humanas, jajajaja!!!

      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  16. algo así como "melonafóbico" Ingenioso tu relato Censura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena esta salida, Lao, jajaja!

      Muchas gracias.

      Eliminar
  17. jajaja! me imagino a esa mujer totalmente alienada meta acuchillar melones. Y bueno, esas cañas al mediodía, tienen para Manolo el sabor y el suspiro de quien se sacó un gran peso de encima!
    Muy divertido Censu, y me hiciste acordar a cierta tía, que si bien no acuchilla melones, parece que al marido lo tiene inflado cual melón con sus melindres.
    Felicitaciones por el premio!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre tenía una amiga que hacía lavar los pies al marido en una palangana en la puerta de su casa cada vez que tenía que entrar, le preparaba su sillita y todo y la toalla en mano le esperaba, no es broma, jajajajaj!

      Un beso y muchas gracias, cafelito.

      Eliminar
  18. Eso s bueno, que los apuñale y así cogeremos sólo los dulces después de probarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso decía yo ¡¡¡melones de oferta para todo el barrio!!! jajajaa!

      Eliminar
  19. Bueno, mejor que apuñale melones y no cabezas... Creo.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de la calidad de ambos...

      Un saludo, compañero.

      Eliminar
  20. jajaj suerte que no se le dio por salir a acuchillar al verdulero!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La veo por los campos cuchillo en alto y dando alaridos...
      ¿Te imaginas que persigue verduleros por el mundo? Jajajaja

      Eliminar
  21. Es que hay gente que tiene muy mal despertar. Total, por unas vocecitas de nada. Menos mal que le dío por acuchillar melones y no verduleros o Manolos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo diría que un clic le hizo alguna neurona que desvió su atención; porque tenía a los melones clavados en la oreja que si no, jajaja!

      Un abrazo, Pepe. Besos a Toñi.

      Eliminar
  22. Y al final cada cual feliz y a lo suyo, Manolo a las cañitas frescas y la asesina melonera entre melones, !que buena vida!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mejor estaban así, una lejos de otro... hay personas que encajan menos que la cuadratura del círculo.

      Un beso, compi.

      Eliminar