lunes, 2 de junio de 2014

La palabra de la semana: MAGIA...

Desde el siglo VI adne, ya en la Antigua Grecia, se practicaba la magia negra. Esta figura de "vudú", que nos vale como ejemplo, se guarda en el Louvre como tantos otros objetos y pese a que muchísimos somos los que esperamos, tras haber firmado e identificado, aparezca la chispa mágica en que todo se devuelva a sus países originales y se use el museo para sala de exposiciones y conciertos; y pedimos, exigentes nosotros, que la chispa que salga de la varita se bifurque y el otro brillo mágico se dirija a los Londones... y que por pedir no quede, no estaría mal que cada país mostrase lo suyo y no lo de los demás, a pesar de los acuerdos a los que se llegase cuando fuere.

Bueno, sigo, ejem, ejem... 


Estos otros dos ejemplos son tablillas muy finas de plomo, tabellae defixionum, en las que los romanos grababan quejas y maldiciones, las enrollaban, las perforaban con clavos y luego las enterraban en tumbas o tiraban a un pozo. 
En ésta se suplica a Hécate, la divinidad griega con cabeza de serpiente, brazos en cruz por delante del cuerpo y una estrella tallada en la ingle, que el senador romano Fistus sea aplastado: “Aplasta, mata al senador”, “que Fistus se diluya, que languidezca, que se hunda y que se disuelvan todos sus miembros…". Fistus era un hombre rico e influyente, pero, al igual que todos los miembros del Senado al completo, al final del Imperio Romano ya no tenían poder debido a las reformas constitucionales de Diocleciano sobre el 300 dne. Con ello quiero decir que no podía ser una venganza política, sino que más bien debió ser a título personal.




En este caso, se trata de una tablilla de hace casi dos milenios, en la que se clama venganza sobre un veterinario llamado Porcello y su esposa Maurilla. Aparece la misma deidad y Porcello, debajo como una momia, con los brazos cruzados y su nombre escrito en los dos brazos; en el esquema se ve bien. 

Destruir, aplastar, matar, estrangular a Porcello y a su esposa Maurilla”...





Os dejo un poco de magia romántica ...



...y el cafelito con tarta...




¡¡¡Y mi regalitoooo!!!

21 comentarios:

  1. Una magia con historia, me gusto conocerla.
    Un lindo enfoque le has dado a tu “magia”.
    Muy bueno!!!
    Cariños…

    ResponderEliminar
  2. Otra gran lección por tu parte. A mi eso de las magias negras la verdad es que no se si creo o no, pero con cosas que se desconocen prefiero no jugar, aunque desde que conocí por la tele a la bruja "Lola", también te digo que el asunto me hace gracia. El metro eso va muy bien para las costureras, mi mujer tiene varios, y mide las cosas con arte.

    Besos Censu y por supuesto cafelét.

    ResponderEliminar
  3. Te has quedado con la magia triste, con lo bonito que es el ilusionismo. Menos mal que el café me ha animado un poco

    ResponderEliminar
  4. Pero que mal usar la magia para semejantes maldiciones! Me sorprendiste con estos aportes, no los conocía y verlos me dio escalofríos. Siempre aprendo algo cuando te visito.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Esta entrada me ha gustado especialmente y como siempre que te visito me ha enseñado algo nuevo.

    Gracies, bonica. Besets.

    ResponderEliminar
  6. que cosa la maldad no? y si, es tan antigua como la tierra misma...

    me quedo mejor con esa optimista Margarita.... salu2!

    ResponderEliminar
  7. ¡Wow! Que impresionante. También la magia tiene su historia. Debe ser cierto lo de magia blanca y negra. Muy educativo tu aporte mágico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Nooo!...esas tablillas con maldiciones son espectaculares!...vaya por dónde se encauza la bronca humana jejeje

    ResponderEliminar
  9. Nada nuevo hay bajo el sol, a muchos nos gustaría aplicar eso de "aplasta, mata al senador" con alguno de nuestros propios representantes en el Senado.
    Pobre Fistus. Si como creo hay ahí un juego de palabras, porque fistula significaba "tubo", "flauta", y la estrella está colocada estrategicamente...
    ¡Ay, Fistus!, creo que hay algo tuyo que va a languidecer...

    ResponderEliminar
  10. Historias con magia, querida amiga... Yo pienso que la magia existió y existe... A fin de cuentas, lo irracional y lo racional son las dos caras del mundo... Ambas singularidades coexisten. Todo es dual. No todo es racional...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  11. Buenos días, Verónica:
    Muchas gracias por este café humeante de ingenio.

    Sí, es una vergüenza que el expolio exhibido en museos sea considerado “Arte” y no atraco. En esos Londones que mencionas me impresionó el descaro con el que cuelgan sus rapiñas a mayor gloria de museos que adjetivan como “británicos”. ¿British Museum? Pero si allí de los que menos encuentras es sobre el pasado de los anglos o de los sajones. Eso sí, me temo que de la Historia de Grecia o Egipto acumulan todo lo divino y lo humano.

    Nos soy un aficionado a la Historia, pero creo que eso de “desearle mal al vecino” o “protegerte de la envidia ajena” debe de ser uno de los primeros temas que inspiraron el Arte. Aquí en Asturias, mi región, entre los restos de los pobladores preromanos que se han encontrado abundan los símbolos para proteger el “mal de ojo" y las representaciones con las que se busca capturar el alma al enemigo.

    Imagino que lo que en nuestras culturas llamamos “Magia” y en las ajenas denostamos como “Supersticiones” aúna el encanto de la ilusión con el engaño, de la esperanza con el odio. Desear el mal a otra persona es una manera, más o menos justificable, de anhelar nuestro bien.
    Creo en el simbolismo totémico de los objetos (por eso guardo servilletas escritas, envoltorios de regalos o libros por su dedicatoria), y en la utilidad del deseo para acercarnos a lo deseado (por eso, sigo deshojando margaritas).

    Gracias por compartir otro texto tan ameno como didáctico, Verónica.
    ¡Y ahora a saborear esa tarta recubierta de nata!

    ResponderEliminar
  12. La magia ha existido siempre de una manera u otra, magia realizadas por "brujos" en las sociedades neolítica e incluso paleotícas, Egipto, Mesopotamía.... y como tu bien cuentas Griegos y Romanos hasta en la actualidad Jamaica, Haití....
    El escrito muy bueno, muy bien documentado (no se como sacas tiempo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡) y con una claridad muy precisa. De verdad enseñas otra lado de la historia, la historia de las curiosidades que no se da en las Faculatades.
    Y para terminar.
    Magia es lo que tiene mi musa, como yo le digo: Es que eres magia hecha mujer.
    Un beso Verónica.
    Y gracias por seguirme.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta esa margarita, que es la que todos deseamos.

    ResponderEliminar
  14. La maldad será antigüa, como bien dice mi amigo blogero JLO. Pero es mejor eso que tomar represalias por metodos convencionales.
    Yo usaría la magia para:
    Materializar a Mara Laira.
    Capturar un par de sílfides.
    Reunir a Lara Pedrosa con No lo soporto y/o conquistar a una de ellas (sí, le estoy pidiendo mucho a la magia)
    Ser un demiurgo más concreto.

    ResponderEliminar
  15. Digamos que existen muchos tipos de magia pero yo me quedo con la que da luz y alegría a el alma y el corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. El tema por acá se puso de moda, con menos poesía y menos mito.
    http://www.ciudad.com.ar/espectaculos/118387/graciela-alfano-explosivo-cruce-vivo-mirtha-legrand-me-tienen-podrida-iras-decir

    Con tanta polemica en el medio, menos elevada que en los ejemplos que mencionas, que no ofende si eliminas mi comentario.

    ResponderEliminar
  17. Desde luego tiene historia la magia; aunque desde luego que en lo que explicas era bien negra, para hacer el mal, que también sirve.
    Me quedo con el café y la tarta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Verónica, una entrada muy ilustrada, que me ha gustado mucho cómo la presentas.
    La magia negra es tema de páginas terribles de la humanidad y menos mal que ya se practica en contados países y ocasiones.Yo prefiero la magia sinónima de Ilusionismo, fantasía, visiones especiales que rescatan nuestra capacidad de asombro inocente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Por una vez te digo: por favor, no des ideas, que la gente está muy cabreada, jejejejeje

    ResponderEliminar
  20. Anónimo7/6/14 14:13

    Dices que ya no tenía poder. Pienso que los poderosos difícilmente pierden todo el poder que en un momento han ostentado. De una u otra forma, permanecen en la élite de los intocables. Me gusta la magia que representa esa margarita algo trilera. "Me quiere o me quiere", y no hay más.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Vaya, vaya! esas tablitas con las inscripciones, son bastante... brrrrr! Pero bueno, desde siempre se apeló a la magia, tanto para el bien como para el mal.
    Como siempre una interesante exposición de información la que presentas, muy bien documentada con imágenes y con tu gran don de anfitriona, que a ese cafecito-pastel con el que invitas... ya le estoy pegando el diente!
    Y me voy deshojando margaritas, a ver qué resulta de su querer.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar