miércoles, 4 de junio de 2014

Percilla...


El 26 de abril de este año hubiese cumplido Percilla 113 años. La niña nació en Puerto Rico, inteligente y físicamente normal, a no ser porque era peluda de cabo a rabo y tenía dos filas de dientes. Su padre trató de curarla, invirtió todos sus ahorros y la llevó a Nueva York, a un hospital donde casi la vuelven loca con tanta prueba ¡¡durante siete meses!!  Su padre oyó de la buena vida y la fama que podían adquirir algunos "raros" en ciertos circos y, como la cosa de los pelos no tenía solución, su padre la llevó al circo de Karl Lauther; eso sí, siempre con ella, acompañándola, hasta que en un tiroteo nocturno, una bala dejó a Percilla sin su papá.
Lauther se hizo cargo de la pequeña, y con el tiempo su cuerpo creció...



... y la voz de Percilla se hizo más y más dulce, comenzó a bailar y cantar de forma espectacular para deleite del público... y así se hizo más famosa que como mujer mono.


Pero, ¡Ah, el amor llamó a la puerta! Percilla se enamoró del hombre cocodrilo, Emmitt Bejano, el de la piel dura y escamosa. Tal era su amor, aunque se tildó de espectáculo comercial, que en 1938 se fugaron y casaron. Trabajaron en otros circos hasta que pudieron lo suficiente ahorrado para una casita. Lejos de todos conformaron su hogar y vivieron alejados de todo, anónimos, tranquilos y felices hasta su jubilación.
Emmitt falleció en el 95 y Pecilla decidió afeitarse, dedicarse a sus plantas y a recordar antiguas melodías. Ella se fue mientras dormía, en 2001.

¿Sería extraño que ella hubiera ganado con su magnífica voz el festival por excelencia?
Beso, disculpas por la falta de atención que os tengo... escaso es el tiempo...
 y cafelito con mucho cariño...


22 comentarios:

  1. No sé si hubiera ganado ese festival, pero ganó una vida, naciendo en el siglo XIX, y que a pesar de todos sus problemas, llegará a enamorarse y vivir lo que son los sentimientos de sentirse querida... creo que ganó algo que la vida casi desde un principio le había negado.
    Me ha conmovido la historia. Y creo que casi tu entrada está recien salida de tu cafetera de los sueños y los relatos.
    Gracias por buscar estas curiosidades y hacernosla llegar, y encima bien escrito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy hermoso ver como personas que han nacido tan distintas, porque no parece que fuese expresamente humillada o burlada, puedan llegar a tomar el control de su vida y "pasar" olímpicamente de quienes les rodean, alejarse de las mutitudes y llegar incluso a ser humanamente felices.

      De nada, Oskar. Compartir con vosotros es el objetivo de esta vuestra casa.

      Beso y cafelito sin pelos, jajajaja!

      Eliminar
  2. Un festival al que si no se quiere perder el orgullo es mejor no ir. Gracias por el café y por las disculpas innecesarias, todos vamos a nuestro ritmo y a veces no tenemos ni ritmo. Cuando puedas, te dejo abrazos para mientras tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, compañera, gracias a ti por tu comprensión. Beso y tu cafelito, espero que esté a tu gusto.

      Eliminar
  3. me encantó su rabiosa actualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me quedé con esa sensación.

      Eliminar
  4. Creo que esta historia demuestra que solo hay que tener fe y sobre todo ganas de vivir. Ella ha ganado la batalla de la vida.
    Gracias por compartir esta historia que desconocía.
    No tienes que disculparte, el tiempo es tirano para todos, me llevo tu cafecito, aquí llueve y hace frio…
    Cariños…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser muy fuerte para eliminar lo que sobra y quedarse solamente con lo que se estima. es una tierna historia, aunque si nos ponemos en su piel, no creo que viviese más ternura que a partir de conocer a su amor.

      Oh, pues te preparo un chocolate y te mando unos calcetines de lana :)) Beso y muchas gracias por entenderme.

      Eliminar
  5. ¿Alguien vio la pelicula La donna scimmia (La mujer mona)?
    Con Ugo Togazzi y Annie Girardot, en España se dio con el ridículo nombre de Se acabó el negocio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no la he visto. Y sí, en España somos únicos para "traducir" los títulos de las películas; aunque los traductores defiendan que esa es la labor de un buen traductor, poner un título siguiendo el contexto de el país al que va y que encima encaje con la película. Para ellos son muy buenas las traduciones que hay. Por mi parte, estoy de acuerdo contigo, ellos defienden su trabajo y los demás nos quedamos de piedra por lo absurdo de la traducción.


      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Conocía la historia. Me volvió a conmover.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sería capaz de enternecerme cada vez que veo la carita de la niña y la comparo con la mujer anciana.

      Eliminar
  8. que buena historia... y real... un ejemplo contra la discriminación además... era fea la pobre eh jaja pero parece que no la pasó tan mal por eso.... salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El artículo da esa impresión, lo pintan demasiado bonito, no crees?
      No era muy agraciada no.

      Un cafelito?

      Eliminar
  9. Hola censura, este relato es para los jueves?

    ResponderEliminar
  10. Buenos días, Verónica:
    Me ha alegrado leer la historia de Percilla. Saber de su existencia y de su vida feliz. Ese detalle de afeitarse al enviudar, lo leo como su “dejar de ponerse guapa” ya que los únicos ojos que la enamoraban la habían dejado de mirar.
    Tras leerte me vino al pensamiento la figura de John Merrick. De haber nacido en una sociedad “atrasada” como la de La India, habría sido adorado y tratado como la encarnación viva de una deidad; pero fue a nacer en el corazón de la “civilizada” Inglaterra, donde lo vejaron y cirquearon como “Hombre Elefante”. Ni descanso tuvieron sus huesos, en su momento mercadeados, o eso creo haber leído, a otra rareza: Michael Jackson.
    Todos, o al menos muchos, nos hemos sentido “rarezas” en esta feria de vanidades que es la convivencia. Dudo que a nadie le guste ser señalado por un rasgo que lo desmerece. Pese a ello, nos unimos al grupo a la hora de señalar al nuevo, a la cenicienta o al débil. Humillar o vejar a los “monstruitos” forma parte de nuestro proceso de madurez, de hecho el proceso educativo es, en muchos casos, un proceso de normalización de pensamientos y rasuración de ánimos. Y al que no encaja o no se adapta, se denosta como inadaptado. Bueno, eso a los humildes, si eres de los ricachones eres un “excéntrico”.
    Gracias por este café que ha dibujado en mis labios el bigote de la ilusión, Verónica.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante historia, Verónica, no la conocía. Esa niña tuvo que superar muchos complejos y pruebas de la vida. Pienso, que debía tener una mente muy positiva para conseguir ser feliz y no venirse abajo...Realmente admirable. Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tus buenos y originales posts...Cuídate y no te preocupes, ya tendrás más tiempo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  12. Bueno un caso de gente "normal", que termina bien...
    Bonita historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Siempre me producen una honda tristeza las historias de circos y de gente "especial". Quiza ellos fueron felices pero los humanos somos crueles hasta decir basta.

    Un beso, Vero.

    ResponderEliminar