lunes, 16 de junio de 2014

La palabra... MIEDO


Waewundi cumple hoy cinco años y es feliz. Sabe que el año que viene irá a la escuela aunque está un poco lejos. Está contenta, saldrá con su hermano mayor apenas amanecido y se siente fuerte y segura para hacer el largo camino de ida y vuelta. Está aprendiendo a dibujar en el suelo terroso con un palito.

Comentan que el hombre falleció sin motivo.
La cosecha del viejo Burundai no le cubrirá las medicinas.
Su mamá ha perdido al bebé.

Al salir de la iglesia el domingo cogida de la mano de papá, Waewundi escucha al pastor decir en voz baja: “Tu hija tiene la mirada de la bruja”. No le cree, no le dice nada a su mujer pero el domingo siguiente sigue preocupado. Cuando finaliza la liturgia y todos se han marchado, el papá de Waewundi se acerca al pastor para saber más. “Tu hija tiene el espíritu de una vieja en su cuerpo; se lo puedo sacar por 50.000 nairas y dos o tres cerdos; si no lo haces deberás abandonarla. Mira cuántos acontecimientos negros suceden junto a ti, y en tu casa misma. Está gravemente endemoniada. Os atenderé mañana”.

Todavía de noche, con dinero para colegio de Waewundi en su bolsillo y las dos crías de cerdo en el saco amordazadas parten hacia el pueblo padre e hija. La niña está confundida, piensa que esa es la hora de ir a la escuela y sonríe. La mamá duerme. El hermano mayor no. El pastor espera impaciente el dinero.


El espíritu de la vieja ya no está dentro de ella. Waewundi se ha tragado obediente el ácido porque no puede perderse el colegio el año que viene cuando cumpla los seis. Tiene la laringe quemada y no puede comer. Solo bebe agua y leche. Cerca de su casa han muerto cinco niños porque el pastor le dice a su mamá y papá que tienen ojos raros. Hoy le ha visto pasearse de nuevo por la calle y cuenta a su papá que ha encontrado a siete menores de dos años en peligro. Les hace beber ácido o vivirán en la calle, como Ahsun, Marharlda, Nionbei y Nianfenbo, ellos son brujos, y les tiran piedras y les hacen cosas feas por las noches.

Waewundi murere de inanición y no comienza el colegio.



Este relato está basado en hechos actuales, hoy día, miles de niños son abandonados o mueren al ingerir el ácido, porque quienes supuestamente cobran por ser poseedores del don divino captador de brujos, se hacen millonarios; cada día aumenta más el negocio y la superstición de los familiares hace que éstos se sientan aliviados al perder a los niños, incluso bebés, de vista.

NO QUIERo nI IMAGINAr Su MIEdo…



Hoy, una denuncia al chocolate Nestlé... económico y trabajado por niños.

cocoa



Mi regalo hecho con tanto cariño como siempre de parte de Sindel...

35 comentarios:

  1. Se me ha puesto el estómago en la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se leyésemos estas noticias cada día no podríamos vivir de dolor.

      Eliminar
  2. Ay por dios! Me quedé helada con esta historia, más sabiendo que es algo que pasa, que está pasando y me pregunto cómo puede ser que esto no se pueda parar!!!
    Esta vez me voy de tu casa con los pelos de punta, y una sensación tremenda de dolor y tristeza! Es fuerte, pero me parece muy bien que lo hayas mostrado!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que todos tenemos la conciencia de que estas cosas existen, pero acababa de leer esta historia y me llenó de miedo y horror el pensar en los bebés a los que hacen tragar el ácido.

      No quería postearlo pero me pudo la denuncia.

      Un beso, corazón.

      Eliminar
  3. La ignorancia y la pobreza, el miedo y la barbarie...todo eso hace esa rara mezcla en la que los que menos tienen caen para nunca salir del pozo. Terrible!
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y que sean pastores o miembros de la iglesia los que más abusan de los niños y se enriquecen gracias a la falta de conocimiento de los pobres a los que ellos mismos se lo niegan?

      Una vela le pongo a Apolo para que les eche una maldición d elas suyas.

      Eliminar
  4. Qué horror!!! Se estremece al alma de solo pensar que esto real, en un aquí y ahora.
    Dejas una impotencia y tristeza, pero que bueno que lo hayas mostrado.
    Cariños….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy actual, se cuentan hasta 50.000 niños brujos abandonados o con laringes y bocas quemadas.

      Siento dejarte en estado triste pero no pude resistirme. Te aseguro que las lágrimas no las pude contener mientras escribía el texto tras leer la noticia.

      Un beso.

      Eliminar
  5. Pues vaya, hoy lo que nos dices es aterrador. Me ha dejado sin palabras, puedes imaginar que ocurren cosas pero parece que te duele hasta que no te llega alguien y te dice, mira, mira, esto ocurre. Pues soy de los que... boicot a la marca Nestlé.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la conciencia la tenemos todos muy alerta, pero ver las caritas de estos niños en las noticias de la prensa, entubados algunos para que sobrevivan porque no pueden comer. Viviendo en bidones vacíos, en cajas de cartón... se han hecho su propio barrio y allí van todos a parar, cientos en cada grupo. Espantoso, Oskar.

      Boicot a Nestlé. Ya somos dos.

      Beso y gracias.

      Eliminar
  6. Que barbaridad... Que tristeza que estas cosas sucedan...

    Y suceden...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo terrible es que se permita, que las familias sientan alivio y que acusen muchos familiares a los niños si pasa una desgracia en la casa...

      Horrible.

      Un abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  7. Me he quedado sin palabras tras leerte, Verónica.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me ocurrió cuando leí la noticia, no la pude pasar por alto.

      No sabes cuánto lamento, sobremanera, que quienes debían apoyaros se echasen atrás. Es horroroso vivir esa que podríamos llamar soledad social, el nunca sentir la espalda cubierta cuando tienes una buena idea y te esfuerzas por llevarla a cabo, tratando de convencer a los demás de una mejora, de un beneficio para todos. No se puede luchar por nadie, amigo mío.

      Bravo por esos casi tres niños paridos, los títulos son geniales e imagino que el contenido también.

      Este es mi parto de papel http://www.uv.es/sphv/12/09_ressenyes04.pdf

      Beso, compañero.

      Eliminar
    2. Buenos días, Verónica:
      En cuanto pille una señal con más calidad descargo tu libro. No sabes las ganas que tengo de leerlo, gracias por compartirlo.

      ¿Así que te gustan los títulos? Te agradezco que me lo comentes. Es importante saber qué cosas funcionan. Confío en acabar la corrección del borrador en breve, ya te cuento.

      Reconozco que las decepciones personales me afectan; pese a los años, soy neófito en el tema de las emociones. Eso hace que viva las ilusiones y las decepciones con mucha intensidad. Lo bueno de mi eterna condición de primerizo emocional es que, pasado el momento quejumbroso, vuelvo a ilusionarme con cosas sencillas.

      Esta entrada me parece de lo mejor que he leído en mucho tiempo, Verónica. Admiro tu capacidad para la narración sucinta y la descripción precisa. Releer tu relato del “horror” en el que viven millones de personas, hace que le pierda el “miedo” a mis pequeños contratiempos.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. TREMENDO!!! DESPRECIABLE!!!!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso se queda corto, amiga mía.

      Un beso.

      Eliminar
  9. No hay enemigo peor que la ignorancia y la superstición, si algo debemos temer en la vida es precisamente eso, sólo a través de la educación y la cultura se vence ese ignorancia, y una vez vencida, sabremos como volver las supersticiones contra aquellos mismos que tratan de imponerlas.

    Buen relato, instructivo y muy crítico.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Narci.

      Hay veces que pienso que hay personas cultas, médicos, abogados, licenciados, maestros, diplomados, autodidactas, no importa de qué profesión sean, que pueden llegar a ser más dogmáticos y miserables que cualquier persona que no haya tenido oportunidades de culturizarse pero sea realmente capaz de razonar.

      Pienso que la ignorancia o la superstición no tienen que ver con la formación, la educación o la cultura, sobre todo si invade toda una nación y las personas son "fabricadas" únicamente como carne de cañón. No sé, hay días en que pienso que sí y otros lo replanteo de otra forma, pienso que con unos buenos formadores agnósticos en las escuelas, unos pocos niños cambiarían al menos el hogar que formen en el futuro... Hay tanto que debatir, amiga mía.

      Cualquier día delante de un cafelito. Un abrazo y muchas gracias por venir y opinar.

      Eliminar
  10. Ya lo han dicho todo, triste, pero muy triste y penoso.

    Besos Censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No acabaremos nunca de erradicar la palabra barbarie, amic meu.

      Beset.

      Eliminar
  11. Este es uno de mis miedos. Religiones, creencias, abusos, crueldad con los más inocentes.

    Qué triste y dura es la vida para muchos.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como es posible que haya tanta maldad en el mundo? ¿Donde están los dioses que permiten estas atrocidades? ¿Que clase de mundo es este que permite esas realidades sin sonrojarse?
      Dan ganas de apearse.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Leonor y Juan,

      Mientras se amparen en las leyes estarán a salvo los abusos, además las supersticiones se las montan bien algunos, tú te la crees cuando te la digo yo que soy superior a ti y soy la representación de la divinidad y luego te proporciono por una módica cantidad la solución al problema que yo mismo te he creado...

      Ay, Juan, el humano solamente se sonroja si la "mier..." salpica su puerta.

      Cuando estudiaba atropellaron a una chica "cualquiera" en la carretara de la universidad y no pasó nada... al año atropellaron al hijo de xxx e hicieron rotondas, desvíos, entradas, pasos de cebra, semáforos... faltaba un circo. La chica murió, al chaval no le pasó nada.

      Un abrazo, queridos amigos.

      Eliminar
  12. Verónica, impresionante historia nos cuentas, amiga...Qué dolor y qué tristeza, pobres niños, cómo son engañados por la avaricia y frialdad de unos pocos...El miedo, la superstición y la ignorancia se apoderan de las gentes y dejan morir a sus niños...Mi gratitud por la información, pero muy duro, Verónica...Eres fuerte al contar estas historias, amiga.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la familia siente hasta una liberación por sacar tan "fácilmente" el mal de su casa. Es terrible. Hay tantos sucesos escalofriantes. ¿Has leído sobre las niñas que alimentan como a las ocas que comen 24 horas para cebarlas? es espantoso.

      Un abrazo y gracias por el ánimo.

      Eliminar
  13. Como puede ser posible que estén pasando esta clase de atrocidades en el mundo. Y los niños, los más vulnerables, los que más sufren. Un relato muy conmovedor.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y son los de arriba quienes lo fomentan, que es peor.

      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  14. Hoy no hay sitio para la sonrisa en tu entrada, amiga Vero. Solo te dire que yo hace mas de diez años que le hago boicot a Nestle.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo soy tan pánfila que no había caído, sabía de los grandes abusoalmacenes, abusozapatillas, abusoropadeportiva... pero de esta marca no. Me avergüenzo de haber comido sus productos.

      No, no hay sonrisa cuando se denuncia a no ser que haga efecto.

      Un abrazo, amigos.

      Eliminar
  15. Horrible, parece mentira que sucedan esas cosas, y que haya gente que crea esas majaderías y se deje matar la hija, tremendo, me quedo sin palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía tengo el estómago revuelto, Carmen. Parece mentira pero es así de terrible, y nadie lo para.

      Abrazo.

      Eliminar
  16. Estremecedor relato. La verdad es que comparado a este terrorífico miedo que describes, el nuestro queda ridículo. ¿Sabremos nosotros lo que es sentir miedo de verdad?.

    Mi felicitación por el realismo de esta entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo... yo he sentido mucho dolor, desesperanza, inseguridad, frialdad, falta de apoyo... pero ese miedo debe ser terrible y más en los indefensos que simplemente actuan por orden de los padres sin entender nada...

      Muchas gracias, Fanny.
      Un helado de chocolate y tu beso de hoy.

      Eliminar