domingo, 21 de febrero de 2016

La esposa caracol...



 우렁 각시 - LA ESPOSA CARACOL - CUENTO COREANO 
Un pobre labrador se lamentaba de no poder compartir con nadie su vida. Un día dijo en voz alta mientras trabajaba en el campo: ¿De qué me sirve cultivar este hermoso arrozal si no tengo con quién compartirlo? 
Una vocecita suave y aguda le respondió: ¿Con quién vas a compartirlos? ¡Conmigo!
El hombre miró y no había nadie ni por aquí ni por allá. Oh, se sorprendió al mirar al suelo, un caracol grande y reluciente le miraba por entre las matas del arroz. El labrador lo llevó a su casa y lo puso al lado de un recipiente con agua sobre una mesa de la cocina. 
A la mañana siguiente, ahí estaba el caracol como dormido. El hombre fue de nuevo al arrozal y llegó a casa cuando el sol ya se ponía. Sobre la mesa de la cocina, ¡Oh! ¡Un sin fin de manjares y la casa ordenada y límpia! Un día tras otro el suceso se repitió. Por fin, la intriga le pudo y pensó que lo mejor era fingir que iba al trabajo. Salió de casa y al rato volvió entrando por la ventana de su habitación que daba a la calle. Asomado por la entreabierta puerta, observó que el caracol se transformaba en una mujer de belleza sin igual y de bondad reflejada en su rostro. El amor fue instantáneo y ambos siguieron la vida juntos y felices.
Como el amor del hombre era tan grande quería tenerla a su lado mientras realizaba cualquier tarea, ya fuere cultivar, cortar leña, recoger la cosecha... Como no era posible, ella le regaló un retrato que él llevaba a todas partes.
Una mañana en que se dedicaba a cortar leña, colgó el retrato de una pequeña rama, pero un fuerte viento repentino la arrancó y la llevó hasta el jardín del palacio en el que el rey daba un paseo con su séquito. El rey, hombre avaro y despilfarrador, vió el retrato y decidió poseer a esa mujer fuera como fuese.
Tras unos días, la muchacha fue llevada a palacio sin que los soldados escuchasen ni sus ruegos ni los del labrador. 
Aunque el rey la cubrió de riquezas, jamás conseguía una sonrisa suya. El rey, una noche le dijo dulcemente: Amor mío, dime tus deseos y haré cualquier cosa por verte sonreír.
La muchacha le pidió dar de comer durante tres meses a todos los necesitados del reino esperando que su labrador fuese también. Después de muchas comidas, un hombre andrajoso apareció en el palacio, al verle la mujer, en su rostro apareció la más hermosas de las sonrisas. 
Al verla el rey tan feliz, le dijo: Si tanta alegría te produce este andrajoso pordiosero, me pondré yo sus ropas.
Así lo hicieron, el rey y el labrador se intercambiaron las vestimentas, la mujer reía y reía y el mismo rey, feliz de verla, se puso a bailotear torpemente para que su bella dama siguiera riendo.
En ese momento, la mujer llamó a los guardias y les ordenó echar del palacio al mendigo loco. 
Desde entonces en el reino hubo paz y prosperidad para todos, la esposa caracol y el labrador gobernaron con sabiduría y felicidad durante muchos años.
Es muy interesante entender esta historia según el pensamiento coreano, ya que ellos relacionan los roles otorgados al hombre y la mujer basándose en el ying: la tierra, lo femenino, la suavidad, la oscuridad; es decir, lo que representa igualmente un caracol, y con el el yang: actividad, luz, dureza, cielo. Por eso, la relación de pareja debe ser un completo equilibrio. 
Asimismo, por su forma en espiral, el caracol representa la conexión de las personas con el cosmos, lo cíclico. 



Espero que os haya gustado... cafelito con cariño.

15 comentarios:

  1. Verónica, me gustó mucho el cuento, amiga...Además has explicado lo que significa para los coreanos, ese equilibrio entre el ying y el yang...El mismo que debe haber en una pareja para que todo siga adelante.
    Mi abrazo y mi cariño...Gracias por el cafelito.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Hermosa y astuta, hizo tanto bien por los demás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Así era la vida terrenal antes de ser prostituida, ahora de terrenal cada vez menos, ahora virtual que no virtuosa.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho la historia. Muy bueno el ingenio de la muchacha.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante la historia que nos contaste.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué lindo! Conocía otra versión, pero esta me parece que es más completa o que quizás refleja la complejidad yin yang.
    Y creo que está bueno aprender aún cuando provenga de otra cultura, ya que suele ser muy enriquecedor.
    Besos y cafelito

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno... Y el error fue del rey de disfrazarse o querer ser algo que no era...

    Me gustó, besos!!

    ResponderEliminar
  8. Curioso desenlace. Los valores de cada cultura difieren enormemente, pero en esencia todos los humanos perseguimos los mismos fines y tenemos los mismos defectos y virtudes. Desear lo ajeno, suplantar la función y los privilegios de otros, poseer, compartir... En fin defectos y virtudes comunes.
    Gracias por darnos a conocer esta historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Una curiosa historia, de cuento de hadas.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante, pero para nuestra mentalidad un poco rara.
    ´saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Una historia preciosa, donde se cambian los roles y se consuma la felicidad. He aprendido mucho leyendo el cuento y tus notas.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Después que nos cuentas la interpretación simbólica lo entendí mejor. Gracias por traernos estas cosas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. El coco te carbura cosa fina, y que te siga así por mucho tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me alegra que os gustase. Es cierto, el tipo de enseñanzas que contienen los cuentos son tan distintos como diferentes son las filosofías de vida. Cada continente otorga a los escolares y estudiantes los datos de su propia cultura eliminando, muchas veces por no decir siempre, la mitad del mundo existente. En este país, aparte de la cultura europea no llega a los libros más que una infinitamente minúscula parte de la información de más allá, y la que llega siempre está pringada de yankeelandia. Colón llegó, despues de China, a otras tierras a conquistar sangrientamente y lo muestran como el gran descubrimiento de América, con farolillos para que se vea bien lo intrépidos que éramos...

    En fin, que nos han enseñado que somos el ombligo del mundo y no somos más que... me callo :))

    Un beso a todos y muchas gracias por venir.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado. Me gustan mucho los cuentos. Os recomiendo un lugar estupendo para leer cuentos: https://martesdcuento.wordpress.com/
    Tengo amigos coreanos y sé la importancia que tiene lo que cuentas, tan bien. Besos con café.

    ResponderEliminar