lunes, 28 de marzo de 2016

La palabra es: CIEGO...


¿Existe lo que no veo o no veo lo que existe?

¿Debo decidir entre la creencia a ciegas o mejor unas gafas?

¿Abandono mi mente a lo absurdo o al conocimiento?







Hoy no hay café porque a él ya le conocemos, así que para saber más veremos al insecto que  posee al fruto del cafeto; se trata de este hermoso y diminuto escarabajito... 



Resulta que cuando una hembra pone los huevos dentro del fruto, hay diez huevos hembra por cada uno de macho. Cuando nacen estos cabezones, el macho se une a sus hermanas y así sigue el asunto; lo curioso es que las chicas se van a otros granos nuevos a procrear, mientras que los chicos, que nacen ciegos, se quedan en la oscuridad de su fruto original. Se propagan de tal forma que pueden ser una pesadilla para los dueños de los cafetales.

Y el regalo de Sindel...

35 comentarios:

  1. "...¿Existe lo que no veo o no veo lo que existe?..."

    Bertrand Russell habla en una de sus múltiples obras de "apariencia o realidad".
    Muchas de las veces lo aparente (perceptible por la vista) no es real y lo que creemos realidad, sólo apariencia (conjunto de características que parece poseer una persona o cosa pero que en realidad no tiene).
    Es curioso que se suele dar más en las personas que en las cosas.
    El ser humano tiene un instinto muy fino, más desarrollado en las féminas, por cierto, y es por ello que, la máxima de : "No hay una segunda primera impresión" en ellas es generalmente un acierto.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que Russell no me defraudó cuando leí lo poco que de él he leído, "Porqué no soy cristiano", "Ícaro o el principio de la ciencia" y "Elogio de la ociosidad". De él pasé inmediatamente a Karl Heinz Deschner y sus diez volúmenes de "La Historia criminal del cristianismo". Sí, Russell se basa en lo fallido de los sentidos del que ya hablaban los presocráticos.

      Sigo fiándome de mi instinto y de mi primera impresión, como tú bien dices, sobre todo en cuanto a las personas, y suelo equivocarme poco... Tal vez, con la excesiva confianza que deposito en ciertas personas cuando sé que no debería.

      Salut, company.

      Eliminar
  2. 1- La historia del bichito de marras la desconocía. Rs muy buena! Puñetera naturaleza!!

    2- En el primer punto la primera aserción me parece acertada, la segunda consecuencia de alguna insania, muy común por cierto.
    3 - Aun perteneciendo al género femenino no me fio de primeras impresiones y "escarbo" hasta llegar al punto mas oscuro y profundo del pozo que mis medios me permitan alcanzar.
    Marchando csfetazo sin bicharracos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez es esa impresión la que te hace escarbar más a fondo, ¿porqué si te da una mala impresión desde el principio buscas más? Tal vez porque no te fías de tu instinto. ¿porqué si te da una buena impresión desde el inicio buscas más? Tal vez porque no te fías de que te la den con queso.
      Personalmente, creo que es un buen método para estar segura, pero el tiempo que se pase junto a esa persona o viendo sus acciones, seguro que cantarán por sí mismas sin hacer mucho esfuerzo de tu parte.

      Olé, un café bien limpito y sin bicho ni cagarrutas de bicho.

      Eliminar
  3. Me recuerda lo de si se abrieran las puertas de la percepción, se vería la realidad tal como es.

    Y al personaje The Shadow, con el poder de hacerse mentalmente invisible, salvo por su sombra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la película de Matrix, no?
      Ooohh, si se me permite alguna vez un deseo por parte del genio de la lámpara, pediré ese, ser invisible a voluntad. La sombra me da igual, qué chulo, eh? :)

      Un saludo, amigo.

      Eliminar
  4. Hola Censussra: hoy no me ha guatado nada este bicho, tan raro. Y o de ti dejaria el cafe. tiene muy mala pinta. Piensalo Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que hay un café carísimo y buenísimo que tiene que ver con no sé que bicho, se paga a precio de oro.

      Un besito, compi.

      Eliminar
  5. ¿Existe lo que no veo o no veo lo que existe?


    Buena pregunta y más sabiendo que dependiendo de los ojos que tenemos cada uno tiene diferentes imágenes mentales, ¿es real nuestro mundo o el que ve un mosquito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiremos pensando, yo tampoco lo tengo claro...

      Eliminar
  6. Para pensar, a veces se puede creer en lo que no se ve, más allá de que exista o no, mientras exista en nuestra mente sirve, eso se dice que es fe. Yo soy un poco más reticente a creer en cosas que no sé si existen, pero son formas de ver la vida, y mientras se respete a los otros, está bien.
    No conocía a este bichito que invade rapidamente, parecido al hombre no?
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo sabemos que existe Japón si nunca lo hemos visto? ¿Se llama a eso tener fe? Hay que ver las influencias que nos quedan de sus dogmas aunque nos sacudamos de ellos...

      ¡¡¡Qué bueno!!! Es verdad, somos igualitos que este bicho, depredadores de primera categoría.

      Un beso, querida mia.

      Eliminar
  7. Muy interesante, las preguntas del inicio, estupendas para invitarnos a meditar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hay que dejar que la mente se apolille, jajaja.

      Un beso, Mónica. Feliz fin de semana.

      Eliminar
  8. Filosofía al principio y ciencia al final , interesantísimo post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, algún día charlaremos frente a un par de aromáticas infusiones.

      Eliminar
  9. genial, Censura ... el último párrafo me ha inquietado. Ciego para siempre y dando guerra.
    Un abrazo de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tengáis un buen fin de semana, amigos. Gracias por venir. Tú mira dentro del paquete de café a ver si hay un bicho cegato paseando entre grano y grano como pedro por su casa :)

      Eliminar
  10. Has hecho que empiece a dar vueltas y pensar ¿Existe lo que no veo.....?, En cuanto al bichito en cuestión no lo conocia, supongo que es la pesadilla de los cafetafes, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cristianos están seguros de que existe lo que no ven; bueno, cualquier creyente lo piensa. Los demás seguiremos pensando en ello, porque a ver, aunque no vea Rusia, algo me dice que debo confiar en que existe y, aunque no te conozca ni te vea, espero que Molí del Canyer exista!!!! Jaajjaa.

      Un beso, guapi.

      Eliminar
  11. Depende... Existe eso a lo que le damos importancia. Está claro que, incluso sabiendo la existencia de estos escarabajos, el café sigue fluyendo entre nosotros, sigue existiendo sin ellos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Entonces no existe lo que no nos importa? Ojalá pudiera hacerlo y olvidarme de quienes no me interesa acordarme :)

      Gracias por venir, Pablo.

      Un saludo y buen finde.

      Eliminar
  12. Las cosas, demasiado frecuentemente, no son como parecen a simple vista. Todo es demasiado complicado.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni son lo que parecen ni lo que esperamos de ellas. O al contrario, son exactamente lo que representan y nos ofrecen más de lo que creíamos...
      UF, complicado es poco, sería buen argumento para un libro de filosofía sobre una crítica de la realidad establecida :)

      Un abrazo, querido amigo.

      Eliminar
  13. Los insectos son también mi pasión.
    Puedo creer en él sin necesidad de verlo, tan solo me basta con ver sus efectos.
    Bichos parecidos a estos son los que comen la madera de los pinos, que junto con la procesionaria, están arrasando los pinares españoles. Es preocupante.
    Un café sin bicho, plis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La procesionaria es terrible, en uno de los bosques mediterráneos cercano a una casa que teníamos, no hacíamos más que rociar las bolsas con insecticida, menudo bicho.

      Un abrazo, Consuelo, gracias por venir. Sin bicho, sin bicho :)

      Eliminar
  14. ¿Cómo era aquello? Oro parece, plátano es.
    Y sí, creo que hay cafés carísimos que salen de la caca de algún bicho.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si me lo tomaría... sería como comer hormigas o saltamontes, aunque me digan que son deliciosos!!!

      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  15. Buena historia la del bichito del café... es que a veces no sé si es bueno preguntarse tanto de dónde salen ciertas delicias, creo dejaríamos casi todo!

    Las preguntas iniciales me ha hecho pensar a la película Matrix... cosas mías tal vez...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tiene un aire a Matrix, cuando lo escribía me di cuenta.

      Solamente pensar en el abono ecológico y lo buena que sabe la huerta, jajajajaja.

      Un beso, compi, feliz finde.

      Eliminar
  16. Verónica, realmente siempre nos sorprendes con tus posts originales, donde aprendemos y reflexionamos a la vez...
    Mi felicitación por esa frescura y capacidad innata que te lleva a mostrarnos con naturalidad la historia de la realidad, que a veces ni vemos, ni conocemos..
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, y lo que me satisface humildemente poder aportarte alguna cosa.

      Un abrazo, mi corazón.

      Eliminar
  17. Verónica, realmente siempre nos sorprendes con tus posts originales, donde aprendemos y reflexionamos a la vez...
    Mi felicitación por esa frescura y capacidad innata que te lleva a mostrarnos con naturalidad la historia de la realidad, que a veces ni vemos, ni conocemos..
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  18. No conocía a este bicho, muy original como siempre.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Tanto existe lo que ves, como lo que no ves y lo que importa es que tú... existes.
    Sin duda mejor unas gafas oscuras, tiempo habrá para creer a ciegas.
    Abandona tu mente al conocimiento que lo absurdo está por todas partes y nos distrae...
    Y lo del café... me disgusta, ya sólo nos faltaba lo del café ecológico.

    ResponderEliminar