jueves, 14 de febrero de 2019

Enseñar los dientes...

Antes que nada, queridos todos, un cafetito para mis reyes...

Resultado de imagen de café

Seguro que quienes me conocen habrán pensado: "Tanto tiempo sin dar señales de vida y llega, así sin avisar, guerreando y mordisqueando a malhechores y facinerosos"...

No, no, nada de eso. Se trata de un recuerdo que quería compartir con vosostros... Creo que hará unas dos décadas que andaba buscando una escultura cuya fotografía no lograba encontrar; concretamente, una imagen del Museo Arqueológico del Pireo, puerto de Atenas. 
Se trata de ésta maravilla, una mujer que, única en su especie -que yo sepa-, fue esculpida hará unos tres mil y pico de años con los labios entreabiertos y mostrando los dientes. 



Son esas pequeñas joyas poco valoradas en sus detalles, las pequeñeces que las hacen exclusivas en su belleza, más si cabe. 

¿Cuál es la vuestra? Esa pequeñez que os hace quedaros mirando una obra de arte en especial, que no se os va de la cabeza y, aunque seamos uno entre cientos o miles, nos hace sentir especiales por haberla encontrado...



La galletita para el café...

Resultado de imagen de galleta bonita

13 comentarios:

  1. Una entrada donde encontramos de todo y si tengo que elegir esas galletitas ricas ricas ..
    Aunque la escultura tiene su aquel ..
    Un abrazo y feliz día .

    ResponderEliminar
  2. Aún no la he encontrado.
    Salut

    ResponderEliminar
  3. Ohhh, que alegría, hacía mucho que no tomaba tu café. Uf, pues no sabría decirte pero por no quedarme callada, el pañuelo de Velázquez. Abrazucos

    ResponderEliminar
  4. Que buena entrada de regreso.
    Es una increíble obra de arte. Magnífica.
    Hylas y las ninfas. Me gusta mucho esa pintura.

    Está para un café.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mucho tiempo para tí y para mí, pero todo llega cuando tiene que llegar. A ver así de pronto te diré que me impresiono con facilidad ante la belleza, pero mi reacción cuando entre a la Mezquita en Córdoba creo que la recordare siempre, para mí fue impactante, no esperaba para nada sentir lo que sentí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho esa imagen, Verónica. Confieso mi ignorancia en la rareza que supone el enseñar los dientes. Ahora ya lo sé. A mí la imagen me transmite serenidad.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Acá se dice: "El que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen"
    Creo que el detalle de tu vuelta, tan sólo por ese detalle, es para resaltar

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Y hacía tanto tiempo... Y mira pon donde me encuentro con una escultura que me enseña los dientes... Bueno pero no creas que me olvidé del café y de esas galletas que tienen pinta de tener chocolate dentro. Bueno que no, que no me olvidé de ti, y tengo para entretenerme con el montón de entradas que no he leído. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ah, la diosa Artemisa, diosa protectora de las jóvenes, mostrando sus dientes de mármol...!

    ResponderEliminar
  10. hace mucho que no sé de vos y entonces me pasé por acá... como anda todo? besos para vos...

    ResponderEliminar
  11. y? no hay nada mas como para recordar? saludos...

    ResponderEliminar
  12. Sin duda un detalle en el que no caemos la mayoría de los profanos en la materia. Suerte que contamos con personas como tú, que nos abren los ojos ante una obra de arte y nos hacen mirar, para no sólo ver.

    Un abrazo y me alegro de volver a pasar por tu interesante blog.

    ResponderEliminar
  13. Buenas letras es la madrugada a lo lejos la noche encantada Fluir ser vivir disfrutar amar crear todo eso y más
    abrazos siempre

    ResponderEliminar