jueves, 3 de mayo de 2012

Este jueves un relato: "Medievaleos..."




No tenía otra solución y tiempo hace que en mi pensamiento fulguraba la idea de formar parte de La Orden de Los Deformes. Hace exactamente hoy seis décadas, gusté al rey. No parecían molestarle mis deformidades y sí agradarle mis gracias de juglar, mis conocimientos adquiridos como huérfano franciscano y, más tarde, mis consejos y compañía en sus dolores. En La Orden Secreta de los Agnósticos, conocida por Los Deformes, he hallado el auxilio que ofrece su voto de respeto y silencio, pero no sé cuánto tiempo más podré aguantar en la corte de mi Señor Nicolás III, arcediano y canciller, ahora que ha sido asesinado.

El rostro del asesino, Teobaldo de Bolonia, ha quedado fijo en mi mente. Desconozco si él se percató de mi presencia. La Orden ha decidido que me resguarde en los privilegios adquiridos, pero que no demuestre mi fidelidad a Nicolás o mi total entrega a él. Debo actuar con mucha diplomacia e informar a la Orden, nocturnamente y sin ser percibido, de cada paso dado por Teobaldo.

La estupefacción general se ha dado en todo el reino. Para mí no fue una sorpresa, sabía que su intención de aplicar la jurisdicción civil sobre la Iglesia no sería bien recibida por el clero, como tampoco el que compartiera la elección de sus prelados. Tras la asamblea del 3 de abril de 1111, año maléfico, en la que expuso sus demandas en once puntos, mi Señor estuvo sentenciado.


(La verdadera información AQUÍ)

44 comentarios:

  1. Somos un poco asesinas las dos,qué le vamos a hacer...
    Es que el 1111 tuvo que ser muy malo
    Gracias por medievalear conmigo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los complots de palacio dan mucho de sí, amiga mía. Cuántos gobernantes han sido ejecutados por estirpes distintas, hijastros desubicados, hijos ilegítimos destronados, cancilleres, visires... todo por el poder. Y nosotras ahí, conspirando malévolas!!! :))))

      Un abrazo y un café.

      Eliminar
  2. Vaya con esos tiempos de intrigas y asesinatos! No es que estos sean mejores, pero ese halo de misterio que ronda la época medieval, hace que cada historia tome un tinte bastante más trágico.
    Me gusta mucho Vero como narras tus historias, tienes el don de trasladarnos en el tiempo (cosa que en este caso, provoca un escalofrío por la espalda). te diré que he mirado un par de veces hacia atrás, por las dudas, vió? Tal vez me encuentre sugestionada por la imagen. Igual, todo tranquilo por suerte!
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, muchas gracias. Lo más divertido es introducirme yo misma en el ambiente, al final, las historias toman el tinte de información que ya tenía en la cabeza pero de las que queda un vago recuerdo. Todo vino porque hace un tiempo leí la noticia de este fresco en un diario... ya ves tú!

      Besitos, compi, ahí te va un café recién hecho.

      Eliminar
  3. He leido tu relato (extraordinariamente sugerente y con un punto aterrador), he visto el fresco, tan deteriorado (es que en este puñetero país todo se protege igual)y he leido la noticia de El País.
    Me ha sorprendido lo clarificador de la pintura que no deja de ser un reconocimiento del asesinato perpetrado.
    Ese año, 1111, da escalofrios solo de leerlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me preguntes el motivo, pero esta noticia me dejó impactada. Se ejecutó también en mi ciudad la restauración de la torre campanario, que hacía las veces de prisión y casa del campanero y familia, en la que aparecieron unos maravillosos y muy maltratados frescos. Por suerte conocía a la restauradora y disfruté del trabajo en vivo y en directo! Pero, sí, creo que sí, que España, junto a otros países mediterráneos, han llegado un poco tarde a la estima de lo suyo. En fin, creo que si ahora se hace es porque alguien gana mucho con ello... y no hablo de cultura precisamente.

      Un beso y un café, feliz tarde.

      Eliminar
  4. Anónimo3/5/12 18:43

    Intrigas palaciegas, intrigas de poder político o eclesiástico, cismas, ... turbulenta época la que recreas magníficamente en ese trocito de Historia, Vero. Está claro que lo mejor para la salud física y mental es pasar desapercibido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te cuento la razón que tienes. Toda la vida queriendo pasar desapercibida y no hay forma, la de quebraderos de cabeza que me ha dado toda la vida el CREER QUE NADIE SE ENTERABA DE MI PRESENCIA!!!! Pero los malignos siempre están al acecho, amigo mío...

      Un besito a los dos y muchas gracias.

      Eliminar
  5. Poco conozco esa parte de la historia, solo de oído como mal le dicen, pero que curiosidad me despierta, que de crueldades esta el mundo desde su comienzos.
    Gracias por el dato y por tu entrada que me gusto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que para mí, este periodo de la Historia ya es demasiado moderno... entre que se inventó la escritura y hasta que Alejandro Magno finalizó sus conquistas, pasó lo mejor.

      Beso y cafelito.

      Eliminar
  6. Ya veo, en todos los reinos se cuecen habas. Pero hija, tu lo cuentas tan bien que dan ganas de aplaudir hasta un asesinato.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habas y garbanzos, amiga mía, pero nosotras, que somos excelentes cocineras, le añadimos las especias y el chorizo, para que sepa mejor... jajajaja!

      Besito, amiga Rosa.

      Eliminar
  7. No hay mejor estrategia que pasar desapercibido ... siempre da resultado. Y hay gente que es talentosa para eso. Orden de los Deformes? La flauta! No sé porqué me apareció la imagen del viejo feo, todo vendado, lleno de trapos (era por la lepra creo) que aparece en Robin Hood ... y encima malo como una araña. Si, si, ya sé que no tiene nada que ver, pero me acordé.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo, se dice, se cuenta, que la secta de los Gnósticos albergaba a todos aquellos intelectuales o iluminados por la razón que eran despreciados socialmente. Una orden secreta que les permitía transmitir información mientras trabajaban en las altas esferas como bufones, cocineros, ayudas de cámara, zapateros... etc.

      Buena relación de ideas, sí señora!

      UN besito, compi.

      Eliminar
  8. Y digo yo ¿habría muchos miembros en esa orden?...mire que eran raros los frailes de aquella época...juntarse por deformidades afines!

    jeje siempre se aprende algo cuando uno pasa por aquí y te lee!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había muchos deformes y, como digo a Any, se rumorea que eran muy inteligentes usando su deformidad para espiar. Los frailes en sí lo desconozco...

      Besito y muchas gracias, compañera. Gracias por los vídeos!

      Eliminar
  9. VERO, conocía lo de la pintura con el asesinato de Tomas a manos de los esbirros de Enrique, buena foto diría, pues entonces no existía tal invento, así que le dieron al fresco. Lo que desconocía era esa orden de los Deformes, y me inquieta que los agnósticos se parapetaran en el silencio cual monjes en voto de lo mismo, ayyyy, y encima deformes. !Qué tiempos! Me apunto a esa orden pero sin callar. De todos modos de tener que delatar todos los crímenes en las cortes, los Agnósticos se quedarían afonicos, sin dar abasto. Petonsssssssssssssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una parte de esas subhistorias de la Historia, de esas que gusta leer y que cambian el destino de muchos. Los Gnósticos eran un grupo de dogmáticos que creían que a través del conocimiento podía llegarse a conocer al verdadero dios, ese que era tan espiritual que nada tenía que ver con las cosas de la Tierra, ni siquiera con su creación. Hay muchas leyendas al respecto, pero el morbo está servido!!!!

      Besito, guapa, templà, policromà!!!

      Eliminar
  10. Siempre ilustrado, siempre diverso, siempre interesante. Querida amiga: Ud. pierde su nombre pero no las mañanas. jajaj

    besos (tienes tu versito también para tí de mi)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ves, yo que ando en estos momentos escasa de todo menos de ganas, me pongo a responder aunque sea un poco... un poquito más (cantando a modo de bolero)

      Besito, madrina, amiga.

      Eliminar
  11. En los palacios, la corte siempre a gustado de conspirar, asesinar, y recluir a tod@ el que no siguiera la linea, no me extraña que tu protagonista optase por pasar desapercibido, en ocasiones eso te salva de las garras de l@s buitres.
    Besos agradecidos por tu buen relato, amiga Censuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un mal bien español, la de conspirar... da igual que sea la corte, un ayuntamiento, una diputación, un grupo de amigos, hermanos... eso de difamar y actuar contra alguien se tenga o no razón es un mal común, a que sí?

      Bueno, aquí y en todas partes...

      Besito, compi.

      Eliminar
  12. Conspiraciones, asesinos, ladrones, hijos de su madre, ... existieron, existen y existirán. Las ordenes existieron, y existen si no a qué de todo lo que está sufriendo nuestra economía....
    Besos paranoides

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah, emparanoiados no vivimos mejor pero acallamos nuestro sentido crítico creyendo que sabemos algo. Cuántas veces he pensado que he perdido un tiempo precioso tratando de saber qué se cuece entre las líneas, de las líneas, de las líneas, de las líneas, de las líneas, de las líneas, de las líneas, de las líneas, de las líneas... que nos dejan entre ver.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Rayos amiga. A veces es tan interesante leer tus comentarios como el propio relato, he aclarado dudas con los de esta entrada. Entrada que es una maravilla, historias de la historia. No conocía la noticia, me ha gustado como la has tratado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compañero. La verdad es que disfruté un rato leyendo sobre el tema para luego escribir fantaseando un poco. Mucho leer para escribir un poco... ay que ver, la de faenas que nos ponemos encima. Jajajaa!

      Un beso, Juan Carlos.

      Eliminar
  14. Me extrañaba que no hubieses actualizado, pero es que miraba el otro blog, me despisté con éste. Pero ya no volverá a ocurrir, aquí se aprende mucho, lo del cuadro lo desconocía. Que conste que yo llevo dos semanas perdida de los blog. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pierdas, compañera! Que no quiero perderte yo.

      Un besito, a tu tiempo.

      Eliminar
  15. Amiga Vero que espeluznantes cosas pasaban por esas epocas medievales, "los grandes" hombres de ese tiempo no podian dar pasos en falta ya que eran asesinados, por pensar diferente, y es que asi se a manejado la historia siempre hasta hoy;... no nos mandaran al sepo ni se nos torturara publicamente, pero de que existe la persecusion y las miradas que matan siiii...y es que el pensar diferente molesta siempre....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que se nos persigue o se nos acosa, se nos difama y muchas veces callamos por no provocar más violencia o agresividad gratuita.
      Somos parte de la historia y, en lugares pequeños, una hormiga atropellada da lugar a la aberración de un gran asesinato si el pobre que la pisó es un chivo expiatorio...

      Un besito y un cafelito.

      Eliminar
  16. El ojo que todo lo ve, la prensa gráfica y la CIA del medievo... un tema interesante que desconocía. Se ve que lo disfrutas y me encanta que lo compartas con nosotros.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estaba el amigo en una esquina, donde no se le veía en el momento preciso... lo mejor es no ver nada, no oír nada y no saber nada. Nada mejor que ser tonta para evitarse complicaciones.

      Besito, Nieves.

      Eliminar
  17. Siempre me da a mi que ha sido igual, para pasar desapercibidos mejor ser el bufón sin sentirlo. Menudos tejemanes en la cúspide de los castillos.
    Y los frailes fraileando.
    Todo un tesoro Amiga censura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las cúspides y en los sótanos, siempre hay alguien que cuece la olla en un lugar en el que se cree que nadie le ve...

      Gracias y beso.

      Eliminar
  18. Entrar, leer y aprender son los tres pasos que definen tu blog, Vero.

    No conocía la existencia de ese fresco. Ha sido un placer leerte.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga! Hay tantas cosas Y DE TANTAS DISCIPLINAS, que aprender que nunca damos abasto con tanto.
      UN BESO Y GRACIAS DE NUEVO.

      UN ÉXITO TUS PULSERAS!!!!!

      Eliminar
  19. Yo tampoco conocía la historia de este fresco, y me estoy desayunando ahora con tan sugerente relato, por suerte me aclaras algunas dudas con las respuestas a los comentarios. Son tan interesantes las intrigas palaciegas! y cuando vienen con tan buen condimento como el que le pones, tanto mejor!!
    Abrazo Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me gusta a mí la historia, adornada con guindas... será por eso que algunas novelas históricas me parecen sublimes. Bien pocas, la verdad. No recuerdo el título de una que hablaba de un hermafrodita, época medieval también. Genial.

      Beso, Ceci.

      Eliminar
  20. ¡Madre mía! Este jueves me he dado cuenta de lo poco que sé de la Edad Media, y es que he de reconocer que la historia no es lo mío, por eso me alegro de aprender cosas nuevas con los relatos de los jueves, y este tuyo me ha resultado interesante, además, añades la noticia para que quede todavía más claro. Buen trabajo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta tener conocimientos, pero sí curiosidad por saber, a que sí? Eso es lo que me pasa a mi, que todo me interesa...

      Un abrazo y un café.

      Eliminar
  21. Mi apreciada amiga:
    Veo que las traiciones y puñaladas traperas eran ya pan nuestro de cada día desde epocas medievales...cualquier parecidpo con hechos actuales, pura coincidencia..
    será que algun día llegará la postal desde lejanas tierras ultramarinas?...no perdamos la fe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la vida misma en cualquier época, cuando creemos que nadie nos ve, ahí está el ojo ajeno dando la lata y fisgoneando. Mi madre dice: "Lo que no quieres que se sepa no lo hagas"... gran verdad.

      Un besito y café largo.

      Eliminar
  22. Sin duda, cualquier tiempo pasado fue peor...

    Magnifico lo que has escrito, amiga... Ay, las intrigas medievales, y sus misterios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. No creo que fuera peor, yo creo que es idéntico, si lo actualizamos a hoy estaría fresco como una rosa...

      Un abrazo y gracias de nuevo.

      Eliminar