viernes, 1 de noviembre de 2013

El beato...


Beato se llamaba un monje mozárabe -cristiano en territorio musulmán- de carácter enérgico y seguro. Corría un año entre el 770 y el 800 de nuestra era, cuando en el antiguo monasterio de San Martín de Turieno, en la ladera del cántabro monte Viorna, Beato plantó cara a los adopcionistas, cuyo jefe era el arzobispo Elipando de Toledo, otro arzobispo. 
Beato y su amigo Eterio, uno que se refugió en el mismo monasterio porque el suyo lo tomaron los musulmanes provocaron una fuerte polémica al negar que Jesús era un humano adoptado por Dios, ni cuando estaba vivo ni después de morir.

Es el famoso autor del llamado igual que él, Beato de Liébana, obra en la que comenta el Apocalipsis de San Juan. Lo mejor de este códice son sus magnificas miniaturas. Las que más me gustan son la de los animales, caballos, toros, pez o rana alacrán..., que sujetan a los humanos con su cola, algunas en forma de serpiente, o de pinchos o acabada en garfio, en pinzas...




 Beato fue además consejero del rey asturiano Silo y confesor de su esposa, la reina Adosinda. Que conste que Silo reinó porque era el marido de Adosinda, hija de Alfonso I, rey que se hizo con el trono por la misma coincidencia, ya que era el yerno del famoso Don Pelayo por casarse con su hija Emersinda. A eso se le llama dar el braguetazo, no?

Bueno, el caso es que Beato estaba aterrorizado porque esperaba el fin del mundo en el 800 u 838 de la era hispánica, cómputo habitual en el medievo español. Decía que San Juan había previsto una serie de catástrofes y que cuando ya hubieran pasado reinaría el bien sobre el mal. Por ello escribió un códice, para iluminar a los crédulos monjes, pero el libro se perdió. Pasó la fecha y el libro siguió siendo un éxito entre los copistas den norte de España. Porque luego vino el año mil y se esperaba lo mismo, así que el texto siempre era actual, de momento sigue el vigor porque, aunque pasó el 2012 y esperábamos otro, según las 100 profecías de Rasputín, el 23 de agosto de este año. Preparémonos para la glaciación que comenzará en 2014, qué ¿Os habíais creído lo del calentamiento global? Pues para nada... AQUÍ LO PODÉIS VER.


Que ne voy por las ramas, perdón. En este link del Beato de la Biblioteca Nacional podéis ver todas sus páginas, es una gozada. Es el códice  Vitr/14/2 que encargaron, en 1047, Fernando I y Doña Sancha, y cuyo autor es un tal Facundo. Tiene 98 miniaturas y estuvo en poder del marqués de Modejar desde el XVII, lo que pasa es que Felipe V se lo requisó junto a toda su biblioteca, cosas de la Guerra de Sucesión. Como cotilleo os digo que debido a la muerte de Carlos II de España el hechizado, ese tan guapo que os mostré una vez, sin descendencia, pues tomó el poder Felipe V, el primero de los borbones... y eso desde 1700 hasta ahora.



16 comentarios:

  1. Lo del año 1000 les tenía aterrorizados a los medievales, así que el Apocalipsis venía que ni pintado para abundar terrores.
    Ahora que digo pintado ¿sabes que el Beatus de Girona tuvo una ilustradora mujer? He aquí lo que consta: "Ende, pintora y sierva de Dios y Emeterio, monje y sacerdote" Maravilla ver una mujer pintora y que encima su nombre figura antes que el del compañero ilustrador, según era costumbre, primero el más famoso, en este caso famosa monjita.
    Por lo demás me encantan las ilustraciones de los Beatus, toque ingenuo y colorista, majos los monstruos, los sellos y los 4 a caballo.
    Encantada con tu entrada, café y copa de oruxo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sabía, muchas gracias por la información. Voy a ver si se encuentra también en la biblioteca nacional para verlo con detenimiento.

      Ah, una copichuela, bravo por ti. Con placer me deleito. Nada mejor que cultura y trago, jajaja!

      Beset i gràcies.

      Eliminar
  2. Soy de la opinión de que el fin del mundo era esperado como agua de mayo en la comunidad cristina, porque sólo los elegidos resucitarían y una nueva vida más placentera les esperaba. Además, mucha gente vivía aislada y ajena a las prédicas.

    No era raro monjas miniaturistas. La pena es que no se conozca los nombres (también de hombres).

    Por cierto, muy picasiano esos beatos. Mejor al revés. Hice en su día una entrada sobre ello.

    Cafeeeeee con chorrito de coñac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. La pobre comunidad solamente pagaba los diezmos a la iglesia en espera de tener una vida en el más allá un poco más confortable, ya que en el más acá pasaban más hambre que las ratas mientras se despiojaban... Ya lo hicieron bien, ya.... y siguen r que r, amiga.

      No conocía el detalle que nos cuenta Natàlia de la monja miniaturista, hay tanto por saber que yo sí que necesito de ese más allá ¿Habrá bibliotecas? :))

      Un quemadito a nuestra salud.

      Eliminar
  3. Ayyy Compi, visitarte es un pasaporte a la belleza, creatividad y arte.
    Tus entradas son preciosas...y cuánto aprendo!
    Besos y cafelito con "Tía María", un licor de café delicioso que bebemos por éstos lares en las sobremesas tertulianas jaja.

    Besos x 4!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues venga ese Tía María!

      Gracias, Adriana, gracias por las palabras, por el licor y por tu amable presencia. Un beso bien gordo.

      Eliminar
  4. El Beato de Liébana me traslada a una recóndita abadía en el oscuro norte de Italia en 1327. Un ejemplar estaba oculto -junto al Segundo Libro de la Poética de Aristóteles- en la Biblioteca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría perderme por las esquinas de esa abadía, por su mal iluminada biblioteca, buscando las páginas que se eliminaban por mala copia... esos originales censurados, poderlos leer con todo el esplendor de su virginidad.

      Un abrazo y tu café.

      Eliminar
  5. Anónimo3/11/13 0:30

    Estuve en el monastecrio de Santo Toribio de Liébana y me encantó el sitio. No tanto el Lignum Crucis que en el se conserva, traido al parecer junto con los restos de Santo Toribio de Astorga que da nombre al monasterio. Si uniéramos todos los trozos de cruz repartidos por el mundo, nos saldría más grande que la del Valle de los Caidos.
    El Códice es preciosísimo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, es que los romanos tenían mucha madera.

      La culpa de esta historia la tiene la hija de Constancio Cloro, Helena, que dice que fue a revolver la tierra para sacar la verdadera cruz. Hay que ver lo que se inventan con tal de atraer al público.

      Es uno de los lugares que quiero visitar, lo tengo en mente. Algún dia todo irá bien y se hará.

      Un abrazo a los dos. Feliz domingo.

      Eliminar
  6. Entrar a tu blog, es aprender, sentir el placer de la historia, adentrarse en un pasado que mucho tiene que ver con nuestro presente. Gracias por lo que nos aportas. Gracias también por el café y hablando de monjes y monasterios, me gustaría que algún día nos contaras algo de los monjes de Sopetrán antes y después de la fundación del monasterio que lleva el mismo nombre... Seguro que sabes algo de esta historia y lugar, por donde también pasó el bereber Sakia...Te estaría muy agradecida si me cuentas algo de esta historia. Un placer estar contigo escuchándote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julie. No tengo mucha información, pero la poca que tengo es más bien "moderna" porque respecto a su fundación romana SUBTETRAM, quedan las cuevas debajo del monaterio, sobre ese tema sí sabía algo. El resto es un mito o leyenda porque no hay información y la que hay es muy parcial y posterior. Sin embargo, hay un muy interesante artículo del prof. Carrasco sobre los monjes banqueros de Sopetrán, aquí:

      http://www.fundacionemiliamariatrevisi.com/monjesbanqueros.pdf

      También éste que los estudia desde 1600 hasta mediados del siglo XVIII, del prof. Ernesto Zaragoza:

      http://biblioteca2.uclm.es/biblioteca/CECLM/ARTREVISTAS/Wad/wad05Zaragoza.pdf

      espero que sean de tu interés.

      respecto a los bereberes no hay certezas apenas.

      Un beso, tu cafelito y feliz domingo.

      Eliminar
  7. Me encantan esos informes, doña Censu, uno se entera de grandes historias y, si ya las conoce, de sabrosos detalles.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ah, las miniaturas son preciosas.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tu información, amiga. Lo que más me interesa es precisamente lo de las cuevas debajo del monasterio. Todo lo relacionado con Subtetram, El Prof. Carrasco y Ernesto Zaragoza, son amigos y de ellos si tengo información y datos. Me interesa todo lo más antiguo de este lugar. Agradezco de veras tu respuesta. Un abrazo.

    ResponderEliminar