domingo, 1 de diciembre de 2013

Diciembre...


Estamos en plena fase de cambios, casi termina 2013 y la Tercera Guerra Mundial sigue "pacíficamente" su curso. La Primera, pese a todo lo que se dice, comenzó por motivos de poder territorial entre grandes potencias. Alemania, de lleno en el nuevo pensamiento geopolítico, se ampara en una excusa y mete las narices para llevar a cabo su deseo de expansión territorial, pero le salió el tiro por la culata. De hecho, sus reparaciones de guerra correspondientes al Tratado de Versalles de 1919, finalizaron en el último pago, de 69,9 millones de euros  aunque deberían haber sido 125-, el domingo 3 de octubre de 2013.

La Segunda comenzó por lo mismo de lo mismo, el deseo alemán de demostrar su superioridad y expandirse territorialmente. Les costó 20.000 millones de dólares que todavía no ha comenzado a pagar.


Y pasan los años y Alemania vuelve a las andadas, no bélicamente porque los tiempos han cambiado, pero sí económicamente. Poco a poco se ha quedado con Grecia, luego iremos los demás; ya me daréis la razón y si no pues quedaré como una lunática porque ha habido muestras históricas de sobra sobre este tipo de movimientos, y el péndulo histórico va y viene sin descanso.
En unos años seremos la Nueva Alemania. Lo de los conflictos sirios, coreanos, rusos, iranís, irakís... una patraña más para desviar nuestra atención.


Los Chemtrails, con sus estelas químicas, son una buena muestra añadida, provocan el efecto invernadero, están secando nuestras gargantas y cosechas, los labradores se quejan de que algo no va bien, los demás van al médico porque algo tienen y no saben muy bien qué es, dolor muscular, de cabeza, picor de ojos, malestar general que achacan al frío, al calor, a las alegias, a la crisis, al estrés... La nórdica Europa ha aprendido a mantenernos a raya en colaboración con los militares.


Los griegos están enfadados y aturdidos, primero porque su gobierno necesita una buena escoba, igual que el nuestro, y segundo porque ya no les caben más impuestos a los ciudadanos. Todos deberíamos saber que si se actualizase la deuda alemana, de 1944 a 2010 y añadiendo un interés medio, deberían pagar a Grecia 495.800 millones de dólares; con ello, Grecia saldaría todas sus deudas actuales.

Algo bueno tiene que haber y es...


Y el galardón que me otorga la dulce Lucía, nuestra amiga de "Sintiendo en la piel..."

27 comentarios:

  1. Verdades como puños, tus palabras, amiga. Me quedo saboreando tu café y no quiero pensar en la catástrofe... Un fuerte abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queremos pensar nadie en esta serie de combinadas desdichas que nos provocan acidez neuronal. Cafelito con galletas. Beso y que pases buena semana, Julie.

      Eliminar
  2. Anónimo2/12/13 1:15

    SI MI AMIGA, LO MISMO DE LO MISMO, SÓLO QUE MAQUILLADO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a la señora cancillera, la svástica le brilla bajo el maquillaje.

      Besito y chocolate.

      Eliminar
  3. Cuánto más cambian las cosas más siguen igual. Continuemos confiando en los estados como organización de la sociedad, y seguiremos teniendo éste tipo de problemas.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ppediría que me dijeras según quién entiendes estado, pero te lo diré yo. Conociendo a los humanos diría que me quedo con la de Weber, y eso que me cae gordo: "El Estado es la coacción legítima y específica. Es la fuerza bruta legitimada como "última ratio", que mantiene el monopolio de la violencia"... El hombre solamente evita las malas acciones si tras ellas va el palo.

      Ya, ya... hablo en general :))

      Un saludo, José.

      Eliminar
    2. Al hombre se lo educa de esa manera, para que actúe sólo cuando el palo está muy cerca de su cabeza y no antes. Si al hombre se lo educa de otra manera, actuará de otra.

      Saludos

      J.

      Eliminar
    3. Ya veo que somos de diferentes escuelas. No creo que el carácter únicamente lo defina la educación o el entorno...

      Eliminar
  4. Me quedé impresionada con el monto de esa deuda pendiente!
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de eso se trata... unos reivindican la memoria histórica y otros hacen oídos sordos. Es como lo de las feministas que solamente saben poner la @ y con ello van orgullosas por el mundo.

      Un beso.

      Eliminar
  5. Deja que te lea con más tranquilidad, pero una reflexión a toda máquina: siempre estaremos bajo el poder de alguien o de algo. Bajo amenazas de alguien o de algo. El débil, como siempre, se deja.
    Por cierto, la anterior entrada interesantísimas. ¡Lo que estoy aprendiendo!

    Café a 2º

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El débil no es consciente de su fuerza si se une, no sabe que son una multitud...
      Sí, pensar y concluir lleva su tiempo.

      Un abrazo y tu cafelito.

      Eliminar
  6. Por suerte en el taller de restauración tengo una mascarilla a mano, lástima, no podré tomarme el calefito ¿y con caña? Poca coña con Grecia, a lo mejor me voy en primavera allí, a ver si brotan flores en la Acrópolis. Lo que han visto esas piedras !puaf! una espiral que se repite, aunque siempre en planos distintos.
    Petoooo de dilluns per tota la setmana x 4.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única mascarilla que necesitamos, amiga mía, es la hidratante. Las flores de Grecia se marchitan por los chentrails y su pútridas estelas...

      Besito, compañera, cafenet en canudet.

      Eliminar
  7. Triste perspectiva, tan amarga como el café puro y sin torrefactar.
    Un amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, qué sustos me das a estas horas.... jajaja!

      Gracias, amigo, me has sacado la risa.

      Eliminar
  8. Tanto cambia para que nada cambie, Doña Censu. Parecemos condenados a vivir dando vueltas en espiral…o no. Hay algo muy bueno en el cafelito amable y en la charla, y en las idas-vueltas que nos permiten nuestros blogs, y es la información que nos pasamos unos a otros.
    Tomar conocimiento es un camino de ida y también un compromiso.
    ¡Gracias por tu artículo! Muy revelador ciertamente. Abrazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, no digo nada que no se sepa; lo que sucede es que tenemos pocas de calentarnos la cabeza, bastante nos hierve la sangre cada día en que tratamos de sobrevivir. Pero hay que estar siempre alerta, que no decaiga la crítica. Y si estamos equivocados, pues no pasa nada, reconoceremos nuestro error.

      De nada, muchas gracias a ti.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No quisiera yo que la tercera mundial llegara... pero estos camizaces provocan... es que provocan de verdad... Besos DE CAFELITO,guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Pero si estamos de lleno en la primera fase!!! Ya es tarde para evitarlo, la basura corrupta que ha despilfarrado y vaciado las arcas de nuestros impuestos y ayudas europeas ha abierto las puertas de par en par al conflicto "pacífico-bélico" que vivimos.

      Beso y cafelito. Saludos al plumífero.

      Eliminar
  10. Pues, sí. La historia siempre se repite. Pero no aprendemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para qué aprender si es más cómoda la ignorancia?

      Eliminar
  11. Asi me gusta, al pan pan y al vino vino, las cosas claritas...

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no me pongan la camisa de fuerza :))

      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  12. En resumidas cuentas que estos alemanes son un poco cabroncetes, y encima ahora con la Merkel que además de fea toca mucho los cojones. Menos mal que nos queda el cafelet.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas ansias de expansión territorial ya las daba yo por muertas, pero parece que no. Cuando escuché por primera vez el eufemismo "rescate" viniendo de los germanos me eché a temblar.

      Cafenet, amic.

      Eliminar
  13. Cada vez que a mi país lo rescató alguien fue para profundizar la expoliación. No creo que los rescates alemanes ni ningunos otros sean inocentes.
    Pero despertar conciencias es un trabajo de Sísifo.
    Besos

    ResponderEliminar