domingo, 22 de julio de 2012

¡¡SUSTO!!



¡BU! Seguro que os habéis preguntado y no podíais dormir sin saberlo, cuál fue el primer fantasma retratado de la historia. ¿A que sí?
Yo os lo cuento… Érase una vez, dicen... a mediados del siglo XVIII, una geisha de la casa Tominaga, amante de un pintor llamado Maruyama Okyo. La hermosa geisha falleció muy joven y Maruyama, profundamente enamorado, sintió que su corazón se resquebrajaba. Una calma noche de luna llena a las dos de la madrugada, la muchacha se le apareció en sueños y el pintor sólo pudo extraer la imagen de la cabeza cuando la pintó, aunque podría haber contratado a un monje o a un asceta que le hiciese un exorcismo. 
Desde entonces, las yurei o fantasmas japonesas del periodo llamado Edo (1), aparecen como hermosas doncellas despeinadas, ataviadas de blanco o azul celeste muy pálido, casi incorpóreas y sin la parte inferior de su cuerpo. También suelen aparecer con un triángulo de tela o papel a modo de diadema llamado hitaikakushi...



(1) El periodo Edo es una de las divisiones de etapas históricas de Japón y que abarca del 24 de marzo de 1603 hasta el 3 de mayo de 1868; es decir, desde que comienza el primer shogunato o gobierno militar, hasta que comienza la época imperial.

17 comentarios:

  1. Una historia de amor retratado más allá de la muerte!...muy romántico.
    Siempre aprendemos algo cunado pasamos a visitarte!
    =)

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita historia.En tu baúl siempre hay historias diversas y de todos los tipos, todas muy interesantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que buenos dibujos!

    Un beso, censu. Buen domingo!

    ResponderEliminar
  4. Que bonita historia! me encantan los dibujos, aunque sean de una fantasmilla...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Nada más oir (leer) la palara geisha... me enganché a tu entrada. Besos cariñosos desde Cáceres.

    ResponderEliminar
  6. FULLLL POST. GRACIAS POR LA INFORMACIÓN.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué trazos tan delicados en esas pinturas! Me gusta mucho esa historia de fantasmas. Me he dejado ganar un poquito por la curiosidad y he leido sobre ese pintor del cual se dice que, por ejemplo, fue el introductor de la perspectiva en la pintura japonesa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No cabe duda que Maruyama creó una obra de arte ante la visión de su amada... ¿Qué hermosa historia! Gracias por contárla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante esta historia de los fantasmas. Aunque a mí me dan más susto los fantasmas andantes de cuerpo entero, ya que desde luego de estos los encontramos todos los días a patadas. Los dibujos son muy buenos.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  10. Ahora sí... aunque sean las 9 de la mañana, me voy a dormir... es que de verdad NO PODÍA!!!! Cómo me conoces, Vero...jaja

    besos amiga y a disfrutar del día con tutti!

    ResponderEliminar
  11. Amiga, las historias de fantasmas datan desde siempre pero me gusta imaginar a una geisha flotando por ahi con su medio cuerpo, toda palida y cristalina jejjeje, la verdad que me fascinan los fantasmitas,...sera porque jamas vi uno de verdad, solo historias....

    ResponderEliminar
  12. Amiga, los fantasmas existen... Te lo puedo asegurar... Y es facil conseguir fotografiarlos...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  13. Un curioso informe sobre fantasmas... es qué jamás me puse a pensar en cuál sería el primero representado! Se ve que la inquietud hacia estas presencias son atemporales (aunque bien documentas el cuándo).
    Lejos de asustarme me atraen mucho estos temas. :)
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Japón siempre un paso adelante, incluso en la locura y el sadismo...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  15. Hola, censu. Tus conocimientos en historia de Japón son muy interesantes. Esta historia, supongo que leyenda, de amor y pasión recrea esa imagen que todos tenemos de las geishas, figura mítica donde las haya. Me alegro de haber pasado. Besos.

    ResponderEliminar
  16. CHICOS y CHICAS, mis disculpas por no responder a cada uno. Malos días hemos pasado, gracias a quienes se han interesado. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Si, Japón es una fuente inagotable, con respecto a las apariciones y fantasmas. Es imposible, dejar de mencionar a un gran autor Akutagawa( autor de Rashomon) y de un imperdible cuento "En el bosque" (1922)y su extraño final. Este cuento en particular, tiene una gran influencia en la construcción de la novela de Bolaño (Chile) La pista de hielo. En fin, excelente entrada

    ResponderEliminar