viernes, 4 de abril de 2014

Con o sin pudor...

Unas dejaban ver las pechugas y otros los colgantes sin pudor, o los tapaban con velos, Santa Inquisición para aquí y Santa Inquisición para allá...

Pintó Miguel Ángel un juicico final para la Capilla Sixtina (1537-1541) y llega el santo tribunal, que únicamente procuraba el recato de los suyos, y obliga al autor a correr un tupido velo...



La suerte fue que hubo muchos que hicieron copias anteriores a las vestimentas, y así hemos podido recuperar a santa Catalina, san Blas y san Sebastián, los tres acompañados los instrumentos de tortura con que legendariamente los "mediomataron" o "mataron del todo": el peine de pinchos de cardar lana con el que le cepillaron la espalda de Blas, la media rueda con ganchos de hierro de Catalina y las flechas de Sebastián.

Hoy ni café ni te... un buen masaje con chocolate tibio para todos



24 comentarios:

  1. Eso es lo que decía yo, que los mismos que censuraron a Miguel Ángel son los que censuraron mis historietas para protegerme de los malos pensamientos. De todos modos Catalina no me atrae, no me gustan las físicoculturistas.
    (Pero dime, ¿por qué cambiaron a san Blas?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cabeza que estaba mirando hacia "abajo", parece que onserva los senos de la señora, igual por eso le pusieron discretamente mirando hacia atrás, digo yo, ¿Qué crees?

      Eliminar
    2. Claro, Blas resultó voyeurista, estaba claramente mirando el trasero de la Catalina. El pequeño mirón que estaba debajo del brazo de Blas, borrado, solo para mayores, le dijeron...
      En todo caso hay otros pechos que no fueron borrados, tal vez porque sus dueñas no eran santas (discriminación, se diría).

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Mónica. Estoy muy pintoresca, últimamente :)

      Eliminar
  3. Biaggio de Cesena fue quien mas se opuso a las pinturas desnudas y Miguel Ángel representó a Minos, el rey del Infierno, desnudo, con orejas de burro, una serpiente enroscada a su cuerpo y con los rasgos faciales de Biaggio de Cesana.
    El prelado acudió lloroso al Papa para pedirle que ordenase a Miguel Ángel que lo retirara del mural, y que éste, con un gran sentido del humor, le respondió lo siguiente:
    "Querido hijo mío, si el pintor te hubiese puesto en el purgatorio, podría sacarte, pues hasta allí llega mi poder; pero estás en el infierno y me es imposible. Nulla est redemptio." Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Biaggio dijo: "Esto es una vergüenza - presentar en un lugar tan solemne las imágenes de tantas personas desnudas - descaradas, mostrando sus genitales; esta obra estaría mejor en un baño o en una taberna, pero no en la capilla del Papa". Por eso Miguel Ángel corrió a pintarlo como lo pintó, y la respuesta del Papa demuestra que sabía reconocer la belleza y no era un hipócrita mojigato.

      Eliminar
    2. La gracia de las vestiduras cabreó de lo lindo a Miguel Ángel porque las pintaron con óleo, es decir que al poner óleo sobre fresco, los personajes originales ya no se podían recuperar. Yo lo pinto todo de blanco y huyo de la ciudad...

      Eliminar
    3. Pero fue después de la muerte de Miguel Ángel que su amigo Volterra pintó la ropa a las figuras.

      Eliminar
    4. No, Miguel Angel vivió de 1475 a 1564.
      Pintó la obra de 1536 a 1541.
      Pío V ordena a Daniele de Volterra que pintase los "calzones" en 1559, faltaban cinco años para el fallecimiento de Miguel Angel.

      Eliminar
  4. Diría "ESTÚPIDO velo" que enmendó la plana nada más y nada menos que a Miguel Angel, mientras ellos retozaban sin pudor.
    La doble moral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Tracy. Esa doble moral es una de las muchas virtudes de la iglesia.

      Vamos a disfrutar del masaje de chocolate...

      Eliminar
  5. Que incapacidad para entender que se trataba de una obra maestra. Como no pudieron comprender el privilegio de ser contemporaneos de Migue Angel.
    A pesar de que a mi tampoco me gusta Catalina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bien fornida estaba la moza, si no es porque tiene pechugas parece un culturista.

      Pues, ahora que lo dices, eran ellos los que buscaban a los mejores artistas para que decorasen sus espacios, además si ellos los financiaban es porque sabían apreciar el valor del trabajo, lo de cubrir las partes "indecentes" igual era lo que se esperaba de ellos. Habría que investigar qué significaban estas jerarquías para los que asistían a estos lugares de lujo; al fin y al cabo, eran los nobles y el bajo clero los que mantenían al clero alto y a esos nobles tratarían de impresionar... no sé, digo yo siguiendo mi lógica histórica...

      Eliminar
  6. Pues yo también le reprocharía al autor esos brazos de "bracero" de Catalina, tan poco femeninos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo como tamaño artista dibujó con ese aspecto a la mujer, los senos de todas parecen cacerolas pegadas...

      Eliminar
    2. Se lee por ahí que Miguel Ángel pintó figuras femeninas mediante el expediente de pintar cuerpos masculinos, a los que implantó pechos femeninos. ¿Por qué?, bueno la explicación que algunos dan es que en ese tiempo no se podían usar modelos femeninos por restricciones morales. La verdad es que no se por qué Miguel Ángel pintó (y esculpió) a las mujeres de esa manera, pero lo de la imposibilidad de ver usar una modelo femenina desnuda no me parece efectivo. Mientras Miguel realizaba su obra, Tiziano también pintaba, y su Venus de Urbino es bastante femenina. También la Venus de Giorgone muestra una figura gracil y unos pechos delicados.
      Tal vez Miguel Ángel pintaba así, era su estilo, como podríamos decir también que la figura humana no es tan redondeada como la muestra Bottero ni tan alargada como la pinta el Greco...

      Eliminar
    3. Otra opinión.
      Yo sabía que Miguel Angel vivió en pleno renacimiento, era de pensamiento neoplatónico y muy religioso, por eso las figuras humanas debían ser corporalmente similares a una divinidad masculina. Tal vez por eso las mujeres son bien "masculinas".

      Su desnudo fue mucho tiempo considerado aburrido y monótono, muchos años después comenzaron a apreciarle este estilo desproporcionado. Si la iglesia se lo permitía es porque estaba dentro de los cánone que la religión marcaba en la moda del momento. Sin embargo, las esculturas de sus Madonas son de una delicadeza maravillosa...

      Eliminar
  7. Joder y que fuertes y musculosos que estaban todos, se ve que ya existían los gimnasios. Que pasa que no había gente enclenque. Eso del peine de los pinchos de cardar lana para torturar no haría mucha gracia, pero anda que te hagan comer pinchos morunos hasta que revientes, también debe ser jodido.

    Besos Censu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el siglo XVI no había hambre, ni enfermedades, todo eran spas, saunas y gimnasios para el pueblo, bibliotecas, colegios para todos, todos morían de viejitos...

      ¿Los pinchitos reventones hay que comerlos con palito? Rafa, estás macabro...

      Un poleo i un beset.

      Eliminar
  8. Anónimo5/4/14 16:52

    FULLLL, SIEMPRE EXCELENTES TUS POST. GRACIAS.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti. Me alegro cuando te gustan.

      Beso.

      Eliminar
  9. Que mania tiene la iglesia con los herrajes...

    Por cierto, el chocolate puede ser con churros...

    Es que ahora mismo vendrian muy bien...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿¿¿Un masaje de chocolate con churroooooos?????
      Eso está rondando la perversión, jajajajaj!

      Un abrazo, querido amigo.

      Eliminar