martes, 15 de abril de 2014

La palabra PERDóN...


Si me pongo a pensar en ello, me doy cuenta que...

NO PERDONO 

EL CAFÉ DE POR LAS MAÑANAS...
EL QUE ME HAGAN DAÑO A CONCIENCIA...
DEJAR QUE EL SOL PRIMAVERAL ME ILUMINE EL ROSTRO...
AL QUE PIENSA "QUE ME ESPEREN..." 
QUE LA LLUVIA REFRESCANTE DE VERANO GOLPEE MIS OJOS...
AL EGOISTA ...
UNA RACIÓN GIGANTE DE NATA CON FRESAS...
AL EGOCÉNTRICO ...
UN HELADO DE DULCE DE LECHE BIEN PEGAJOSO...
AL MENTIROSO ...
UNA COPA DE CAVA FRÍO A MORIR...
AL MALTRATADOR ...
RESPIRAR PROFUNDAMENTE FRENTE AL MAR...
AL ABUSÓN ...
METER LAS NARICES CUANDO PASO CERCA DE UN JAZMÍN...
AL TACAÑO...
RECOGER CONCHAS CUANDO VOY A LA PLAYA...

Solamente aquello que se hace sin ninguna mala intención o a propósito puede disculparse...


Hoy, me disculparán los cafeteros...


48 comentarios:

  1. NO ME PERDONO... no hacer un hueco y poder leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, eres muy amable. Eso merece un cafelito con mucho cariño.

      Eliminar
  2. ¡Eres grandiosa!! lo has hecho bien. La ironía bien usada.
    Mil besos de luz.
    ¡Feliz día !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María de Carmen, una de cal y otra de arena para escenificar las dos versiones del no perdono...

      Un besito, compi. Me gusta cuando me traes luz, pasamos días oscuros...

      Eliminar
  3. -No -dijo la sobrina-, no hay para qué perdonar a ninguno, porque todos han sido los dañadores;
    (Cervantes, El Quijote)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira por dónde, don Miguel, la sobrina y yo, estamos totalmente de acuerdo...

      Eliminar
  4. Leí algo parecido pero no se donde, es bonito, ¿pero puede ser real? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no va a ser real? Yo creo que mucho, con que se de una vez, ya existe... como es mi caso.

      Un beso y tu cafelito, amiga Ester.

      Eliminar
  5. El perdón es un acto que nos libera y nos engrandece...Pero, a veces cuesta perdonar, depende como bien dices, de la intención o el daño que nos hagan...Lo cierto es que todos aprendemos a perdonarnos y cuando lo hacemos, también aprendemos a perdonar a los demás...Tu post...original, alegre y ameno, como siempre, Verónica.
    Mi abrazo y feliz semana con los tuyos.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me perdonaré jamás el dañar a alguien querido, por ejemplo, porque esté de mal humor. No hay disculpas para dañar queriendo.
      El liberarse con el perdón es como borrar lo sucedido, es un consuelo para el que hizo el mal. eso de perdonar a nuestros enemigos tiene mucho tufo religioso... No veo por qué hay que hacerlo. Eso sí, un error que duela, soy capaz de entenderlo, de perdonarlo, de excusarlo, porque todos podemos equivocarnos...

      Un abrazo, compañera. No me tomes a mal, si? Cada uno entiende las cosas a su modo, sabes que siempre agradezco la opinión distinta, ello nos ayuda a todos a pensar.

      Felices días de fiesta, a descansar y a comer la mona!

      Eliminar
  6. Ese olor a jazmín no hay quien lo supere. Perdonar cuesta, pero al hacerlo nos libera.
    Besos Vero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no perdono el oler a jazmín o a madreselva, me puede... igual que el aroma a tarta casera, a café recién hecho, a algas y redes de puerto...

      Me libera el conversar y aclarar cuando quien me hizo daño no era consciente de hacerlo, simplemente hablarlo y hacer que se de cuenta o me haga caer en mi error si hice mal sin saberlo.

      Un besito.

      Eliminar
  7. Que maravilla de disertación. Perdón es una de las palabras más difíciles de pronunciar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es difícil se has herido sin querer, porque necesitas que el otro entienda que no querías. O al contrario.

      Un gran beso, compi.

      Eliminar
  8. El perdón, liberara y te hará mas generoso y amable.
    Lo que si se, que por mas perdón que haya, a pesar del tiempo, uno recae en el hecho de recordar, ese dolor.

    ¿Un té? Bueno, esta bien!
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el perdonado se queda muy feliz pero el herido con la cicatriz...

      Mañana volvemos al cafelito, es que os voy a dejar a todos cafeínicos! Jajajaj! Beso, Cecy.

      Eliminar
  9. Βuenas tardes mi amiga nueva!
    En Griego tenemos algunos palabras, una expression, estoy segura que tu la sabes: "απο τοτε που βγηκε η συγνωμη χαθηκε το φιλοτιμο"No es completamente cierta pero en casos si lo es!Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Έλα, ρε! Μιλάς Ισπαναικά; Απο που είσαι; ή μαθαίνεις την γλώσσα;

      ¡Qué sorpresa, compañera!

      Yo creo que a las personas que les cuesta pedir perdón es porque realmente querían hacer daño; si es así, no se quiere ese perdón.

      Un abrazo muy fuerte, mariposilla. Te dejo un cafelito y un gran abrazo.

      Eliminar
  10. PERDON... Pero me demoré un poco en darte este enlace:
    http://inventariojuevero.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que estamos a estas horas amorrados a la pantalla los dos. Gracias, Alfredo, me lo mandó Pepe al leer mi comentario.

      Un abrazo de los cuatro. Dos grandes y dos rezongones que no quieren irse a dormir porque, según ellos, casi hay sol todavía, jajaja!

      Eliminar
  11. Unos minutitos antes de leer tu artículo, estuve con el periódico y ¿qué decirte, amiga? En este rincón del paraíso donde la crónica policial manda y las noticias parecen partes de guerra, encontré el testimonio de una señora mayor que había perdido a su hijo en un robo-asesinato, fue asunto difícil contener el lagrimón. ¿Se puede perdonar y consecuentemente olvidar en casos como éste y otros tantos llenos de horror? Hoy esta palabra me remite a un rostro lloroso y arrugado mirando hacia el abismo. Besicos guapa con aroma a cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ¿Cómo se puede perdonar la violación de una hija, o el asesinato de un familiar? Y menos si luego ves al asesino pasearse por la calle como si nada, como está pasando aquí con la nueva idea Parot. Ayer mismo leía yo sobre el violador del estilete, le sueltan porque así dice esta estúpida ley y vuelve a delinquir en dos semanas, del mismo modo, y en la misma zona!!!

      Un cafelito, amiga, a ver si nos quita el mal sabor de boca.

      Eliminar
  12. Prefiero pedir perdón a que me lo pidan. Quiza es, como tu dices, porque no soporto hacer daño a conciencia. Y aunque perdonar perdono casi todo, no soporto a algunos y en eso coincido linea por linea contigo. Cafelito descafeinado que si no no concilio el sueño, y sin soñar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, amigo, cuando hacemos mal a conciencia a quien queremos, luego nos duele tanto que es insoportable, se encoje el corazón hasta convertirse en una nuez...

      Yo te preparo ese descafeinado...

      Eliminar
  13. Yo tampoco perdono a todos esos. Te perdono el café por una buena infusión.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos, amiga Carmen.

      Beset i cafenet.

      Eliminar
  14. Sobre todo lo del café amiga!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Ah, pillé a otro cafetero!!! Jajajaja

      Eliminar
  15. Muy bueno esa combinación entre cosas cotidianas y cosas que son imperdonables, me encantó.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese doble sentido de la palabra perdonar es interesante...

      Ni perdono un buen café ni perdono a los holgazanes... :))

      Besito.

      Eliminar
  16. Totalmente de acuerdo contigo. Hay hechos imperdonables y situaciones que no perdonamos aunque luego nos salga la mala conciencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo mala conciencia cuando alguien se merece que le devuelvas el golpe, sobre todo porque yo nunca ataco primero y si hago daño sin querer puedo disculparme hasta el aburrimiento.

      Un beso.

      Eliminar
  17. Muy cierto, se perdona sólo después de comprobar que no hubo real intención de daño, o en compensación, a aquel que con sinceridad y dolor, luego se arrepiente...aunque te confieso que aún en esos casos hay situaciones en la que me resultaría imposible perdonar.
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si sería capaz de disculpar a alguien que me hiere a propósito, injusta y sabiéndome incapaz de hacer mal a nadie. Hmmmm, no sé, no sé... votaría que no.

      Un besito y tu café de hoy.

      Eliminar
  18. No te perdonaría que no acudieras a esta cita, Verónica. Eres original, divertida y amante del café, cosas que valoro mucho.

    Por esta vez, te perdono que no hayas hecho café.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí estoy, aquí estoy, no me pongas en la lista negra. hasta te prepararé un cafelito especial con galletita y todo :)))

      Un abrazo y muchas gracias, Fanny.

      Eliminar
  19. Perdonar es un acto de ganerosidad extrema. Y mucho mas facil que olvidar.
    Gracias por el cafetito! Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no soy muy generosa entonces, porque no disculpo el mal que se hace a conciencia de forma gratuíta...

      De nada, cuando necesites otro aquí lo tienes preparado y bien caliente, con azúcar, sacarina, nata, canela, chocolate en polvo, leche condensada, leche desnatada, normal... cafelito para todos los gustos!

      Un abrazo con mucho cariño.

      Eliminar
  20. ¡¡¡Qué bien Téééééééééé!!!...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, en ti pensaba porque siempre me lo dices!!!

      Eliminar
  21. Un cambio de enfoque... qué bueno! porque ciertamente no todo puede pasarse por alto. Ya de entrada esos jazmines, me han traído de las imágenes más bellas de mi niñez... así que ya estás perdonada, no hay cafelito pero sí una calentita taza de té de jazmines (y eso me trae recuerdos de mi adolescencia) Perdona Vero, tanta nostalgia! ya, ya, me lo bebo con una sonrisa en los labios.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, ya sé qué tengo que hacer cuando meta la pata contigo sin querer, te preparo un té y te mando un ramo de jazmines silvestres...
      También es un recuerdo aromático de mi infancia, además de la madreselva y de las redes de los puertos donde teníamos una pequeña casita de verano...

      Un beso y gracias por esa sonrisa.

      Eliminar
  22. Estoy de acuerdo contigo hay cosas que no son posibles de perdonar tal vez por que a traves de elkas alcanzamos la felicidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooooh, no entiendo... ponme un ejemplo. Cómo puedo llegar a la felicidad si alguien me miente??? O me pierdo ante tu razonamiento...

      Un beso bien gordo y tu cafelito.

      Eliminar
  23. buen listado, ¡jejeje! yo no me perdono algunas tonterías por no hacerlas o por haberlas hecho, pero tambien admito que hay situaciones que me son ajenas pero que me costaría un triunfo pasar por alto... más bien que no...
    ¡saludos! me encanta lo atenta que eres, siempre nos dejas algo rico servido :)
    ¡se agradece!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, las que debería haber hecho y las que no, son lo que me lleva de cabeza toda la vida, pero al final vas aprendiendo a no culparte por hacer o decir algo (o no hacerlo ni decirlo) en un momento determinado porque te das cuenta de que las circunstancias mandan; así que no hay necesidad ni de no perdonarse ni de hacerlo...

      Sería una casa poco hospitalaria si no os dejase algo para tomar mientras se lee :))

      Un besito. De nada.

      Eliminar
  24. Me ha gustado tu sucesion de frases, una de cal y otra de arena, de todas esas cosas imperdonables aunque por motivos opuestos, creo que todos tenemos cosas irrenunciables y cosas que nos costaría la misma vida perdonar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Creo que me quedo contigo en no perdonar la mentira, también la taqueñería...
    al final siempre lo perdono todo, sobre todo si me llega el perfume de un jazmín... Muy bueno, amiga. Besos.

    ResponderEliminar